EFE.- Las autoridades de Costa Rica buscan ampliar el rango de protección de la emblemática Isla del Coco, patrimonio natural de la humanidad y una de sus joyas naturales, una iniciativa aplaudida por organizaciones ambientalistas.

Ubicada en el Pacífico a 532 kilómetros de la costa de este país centroamericano, la Isla del Coco fue nombrada Parque Nacional en 1978, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997, Humedal de Importancia Mundial (1998), Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica (2002) y Corredor Marino del Pacífico Este Tropical (2004).

A pesar de ello, la riqueza natural de la isla enfrenta diversas amenazas, pero especialmente el de la pesca ilegal y el de la sobreexplotación del recurso marino en los alrededores, a la que las autoridades intentan hacer frente con escasos recursos y con el apoyo de organizaciones ambientalistas.

Desde el 2017 el Gobierno comenzó un proceso con el fin de ampliar la zona protegida alrededor de la isla, el cual, en este 2021, está avanzando con un periodo de consultas a diferentes sectores.

En la actualidad, el Área de Conservación Marina Cocos consta de dos áreas marinas: el Parque Nacional Isla del Coco, constituido por la isla de 24 kilómetros cuadrados y 1.989 kilómetros cuadrados de espacio marino. La segunda es el Área Marina de Manejo Montes Submarinos, con un área marina de 9.649 kilómetros cuadrados.

En esta zona habitan unas 2.600 especies, la gran mayoría marinas, de las cuales alrededor de 100 son únicas en el mundo.

“Deseo abonar en los esfuerzos para la ampliación del Parque Nacional Isla del Coco que por su condición de isla oceánica, es un verdadero laboratorio natural de singular e irremplazable valor universal, es un verdadero ícono a nivel mundial”, dijo la nueva viceministra de Agua y Mares, Cynthia Barzuna, al asumir su cargo el miércoles.

La conservación marítima es una deuda histórica de Costa Rica, pues este país mantiene bajo esquemas de protección el 27% de su territorio continental, pero solamente el 2,7 % de su territorio oceánico.

Leer también: Bolivia elude pronunciarse sobre Nicaragua por falta de información

APOYO DE ORGANIZACIONES AMBIENTALISTAS

Organizaciones ambientalistas apoyan la ampliación del área protegida alrededor de la Isla del Coco, pues además esa zona conecta con otro patrimonio mundial como lo es el Archipiélago de las Galápagos, en Ecuador.

En esta ruta viajan numerosas especies, entre ellas la tortuga baula, la tortuga de carey y el tiburón martillo, que se encuentran en peligro crítico de extinción; además la tortuga verde y el tiburón zorro, que están en peligro de extinción, y el tiburón sedoso, especie vulnerable.

“Sin duda, la ampliación del área que cubre el Parque Nacional Isla del Coco sería un rotundo éxito, pues por definición, no se permitiría ningún tipo de actividad extractiva”, expresó Carolina Ramírez de la coalición costarricense Unidos Por los Tiburones.

La presidenta de la organización SeaLegacy, Cristina Mittermeier, dijo este jueves en un comunicado que apoya la iniciativa del Gobierno de Costa Rica, y además pidió proteger de manera estricta las rutas migratorias como la Migravía Coco-Galapagos.

“Nuestros océanos están sufriendo, y Costa Rica tiene la oportunidad de volver a destacarse como líder en este momento tan crítico. Para un país que es 92 % océano, no puedo imaginarme un mejor ejemplo para inspirar al resto del mundo y tomar un paso al frente que Costa Rica”, expresó.

La iniciativa costarricense no ha estado exenta de críticas del sector pesquero, que considera que podría afectar seriamente el empleo de miles de personas. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook