Por Estefany Ochoa e Israel Pantaleón

En el mundo, la brecha salarial entre mujeres y hombres es significativa; las mujeres apenas ganan 77 centavos por cada dólar que gana un hombre, la desigualdad en los salarios se mantiene en todos los países y sectores, debido a que el trabajo de las mujeres se infravalora y tiende a estar concentrado en empleos diferentes a los de los hombres.

Aunque el empleo requiera los mismos esfuerzos y habilidades, el trabajo de las mujeres se encuentra menos valorado y peor remunerado. En el caso de las mujeres inmigrantes, las madres y mujeres de color, esta brecha es aún mayor y tiende a ser mayor en los países en desarrollo que en los países desarrollados.

Otro factor determinante es el llamado “techo de cristal”; pocas mujeres se encuentran en puestos directivos, tan sólo en México alrededor de 47 de cada 100 mujeres participan en la actividad económica, mientras que en otros países de América Latina como Brasil, Bolivia o Uruguay la participación de las mujeres es de más de 60%, de acuerdo con ONU Mujeres.

El BID promueve la equidad de género

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es una organización financiera internacional que cuenta con la certificación Edge, la cual es la certificación más exigente a nivel mundial en temas de equidad de género y que sólo ocho empresas a nivel mundial cuentan con ella.

Stephanie Oueda Cruz, líder de género y diversidad en BID Invest, se ha encargado de apoyar y alentar a las empresas privadas de América latina y el Caribe a tener programas de diversidad, que pueden ser desde temas de sus propias políticas de inclusión y atracción de talento, también trabaja con instituciones financieras, apoyándolas a tener créditos a mujeres emprendedoras, con un enfoque a que las empresas integren más mujeres en las cadenas de valor para tener más diversidad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Creo que es claro que todas estas brechas que tenemos no solo es el sector privado, no solo es un tema económico y no es algo que sea de ayer, estamos en sociedades que se han construido bajo el patriarcado y en donde los roles tradicionales que tenemos mujeres y hombres, en la sociedad a nivel global son muy de género, hemos visto solamente hace poco empezamos a tener una conversación más amplia en temas de género”, dijo Stephanie Oueda, líder de género y diversidad en BID Invest.

“Definitivamente el rol de la mujer y la esfera laboral no va a poder cambiar si el rol del hombre que la espera en la casa no se modifica, necesitamos tener cambios a nivel macro, y por macro me refiero a los roles que estamos dando, como estamos educando a los niños y niñas, desde los detalles muy pequeños vamos sistematizando las cosas. No vamos a poder cambiar todas estas brechas, si no se hace un esfuerzo a nivel societal-global”, comentó la líder.

Mujeres en la ciencia y tecnología

A pesar de que hay iniciativas como la del BID, hay retos más profundos en las carreras de las mujeres dentro de los sectores de ingeniería, ciencias y matemáticas.

En Perú, menos de tres de cada diez investigadores son mujeres, en México, apenas un 33%, de acuerdo con datos del año 2013, Chile también se sitúa entre los países de la región donde la proporción de mujeres científicas es más baja, con tan solo un 34% del total de investigadores en 2017, de acuerdo con datos recolectados en 2018 por el Instituto de Estadística de la UNESCO.

Los países latinoamericanos con el mayor porcentaje de mujeres investigadoras incluyen a Venezuela, con más del 61% según datos de 2016, Argentina, con un 54% (2017), y Panamá, con casi el 52% (2013).

“Vamos a necesitar modificar como estamos tocando estos temas desde la intimidad de la casa, la educación, los roles y las carreras, necesitamos más mujeres ingenieras, aquellas chicas que estén pensando en trabajar en temas de ciencia, puedan ver algo que se les parece y eso pueda cambiar y mucho esto viene de la política pública, creo que las empresas también tienen su rol de jugar con varios de los elementos que ya comenten, esas políticas de flexibilidad, de permitirle a los hombres tomar un rol más importante en la esfera personal, que ya no hablemos solo de maternidad, también de paternidad, creo que eso también va a ser muy importante sobre todo en sociedades como las nuestras , en América latina y en caribe”, comentó la líder.

Acciones en Centroamérica para el desarrollo de las mujeres

El BID aprovechando el día internacional de la mujer, organizó un evento conjunto entre la bolsa de Guatemala, Honduras y del Salvador, evento que ya se había celebrado en El Salvador durante el 2020, también se celebró en Panamá y Costa rica este año, pero por primera vez fue un toque de campana en el triángulo norte en donde las tres bolsas participaron de forma simultánea con ONU mujeres y BID Invest.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Dirigir los flujos de capital para que empiecen a cerrar brechas de género y esto se puede hacer a través de tres maneras: la primera es cerrar la brecha de género, invirtiendo directamente en empresas lideradas o que son propiedades de mujeres, la segunda es invertir en empresas que tengan políticas de diversidad y equidad de género robustas, porque así están enviando una señal al mercado y la tercera es invertir en empresas cuyo producto, servicio beneficie a las mujeres, entonces el mercado de capitales tiene un rol primordial que jugar” concluyó Oueda.