Por Carlos Férnandez De Lara

Pantalla de súper alta resolución, en algunos casos con tecnología flexible, baterías de alto rendimiento o con tecnologías de carga ultra rápida, memorias internas de hasta 1 terabyte o cámaras quíntuples con sensores más de 100 megapixeles o capaces de tomarles fotos a la luna. Esas son algunas de las promesas que hoy acompañan a los smartphones más costosos del mercado; sin embargo, para Madhav Sheth, global VP y CEO de México, Latinoamérica, Europa e India de Realme, ninguna de esas tecnologías se puede traducir en innovación, si no es capaz de mejorar la vida del usuario.

“Tenemos que entender que la innovación no es sólo tecnología, innovación es crear algo práctico, algo que tiene que ser útil y generar un cambio importante en la vida del consumidor”, dice Sheth en entrevista exclusiva con Forbes México.

Para el CEO de una de las marcas chinas de smartphones con el mayor crecimiento en los últimos años, la innovación en Realme se traduce en “llevar el dispositivo correcto, al precio correcto” y no enfocarse en vender smartphones “solo por su logo”.

“Uno de los espacios en los que más estamos trabajando es en los teléfonos de gama alta porque nosotros creemos que podemos crear un flagship killer, equipos con tecnologías avanzadas como 5G, pantallas OLED, procesadores de 6 nanómetros, cargas ultrarrápidas. Es decir dar la mejor experiencia en un equipo, sin tener que cobrar por el logo”, comenta Sheth y agrega que la llegada de nuevas marcas al mundo de los smartphones debe educar a los consumidores a “entender cuál es el precio real por el logo que están cargando en sus manos y si realmente están sacando provecho a ello”.

El ejecutivo dice que el plan de Realme es replicar en México, el éxito que han alcanzado en cerca de 18 mercados globales, donde han logrado posicionarse en las primeras cinco posiciones de participación de mercado. 

“Tenemos un portafolio muy completo de gama de entrada, media y estamos explorando ya en gama alta, claro que me gustaría replicar el éxito que alcanzamos en Europa para México y Latinoamérica”, dice. 

Nacida en 2018 en una de urbes tecnológicas más importantes del planeta, la ciudad de Shenzhen (también hogar de empresas como Huawei), Realme ha comenzado a ganar terreno de forma acelerada entre los consumidores más jóvenes a nivel global, pues de acuerdo con la empresa son ellos quienes constantemente tienen que decir si invertir en un teléfono inteligente por su funcionalidad o por su diseño.

Aunque, Realme está lejos de ser la única empresa en apostar al mercado con esa visión, la estrategia de la compañía pareciera estar dando resultado, al menos en su arranque.

El VP Global y CEO para México, Latinoamérica, Europa e India dijo que la apuesta de la compañía es llegar a los 300 millones de smartphones vendidos en todo el mudo para 2023, lo que la convertiría en la empresa de smartphones en alcanzar esa cifra en el menor tiempo posible.

Leer: Tesla presenta su gigafábrica de Berlín en un día de “puertas abiertas”

La empresa ya marcó el hito de vender sus primeros 100 millones de smartphones en 2021 en menos de tres años de vida, cifra que le tomó a Apple alrededor de cuatro años y medio alcanzar con el iPhone. Sheth explica que el plan es vender otros 100 millones en 2022 para poder alcanzar la marca de los 300 para 2023.

Es en esa visión donde México y Latinoamérica juegan un papel central dado el crecimiento del mercado de telefonía móvil en los últimos años. Tan solo en el segundo trimestre del año, de acuerdo con cifras de la consultora The CIU, en el país se vendieron 7.8 millones de smartphones, de los cuales dos de cada tres eran equipos de gama media, justo el rango de competencia al que más fuerte apuesta Realme.

La mala noticia para Sheth y la compañía, es que Realme no es la única firma que conoce el potencial del mercado y su constante crecimiento. En el último año y medio, al menos 4 grandes empresas chinas OnePlus, Vivo, Oppo e Realme incluida, han decidido llegar al país con la esperanza de convertirse en el smartphone predilecto de los mexicanos o utilizar México como trampolín de entrada a mercados como Colombia, Perú, Chile y otras naciones de Latinoamérica. 

Aunque el mercado sigue muy controlado por la surcoreana Samsung con más de 34% del mercado y en competencia cercana con Motorola (propiedad de Lenovo) que tiene más de 21% de participación, los mexicanos han comenzado a optar por marcas como Xiaomi  y Oppo, quien ya logró colarse al top 5 a un año de su llegada al país.

The CIU estima que en los próximos tres años el top de marcas en México estará controlado por Samsung, Motorola, Xiaomi, Oppo y Apple.

Sin embargo, el ejecutivo confía en que la pandemia ha creado dos nuevos tipos de consumidores potenciales para Realme. Aquellos que entienden la necesidad de la digitalización y buscan mejorar su smartphone, y los segundos, un nuevo tipo de consumidor que no veía valor en la tecnología pero que la pandemia lo obligó a utilizar y hoy la necesitan como bien básico. 

“Creemos en la frase del producto correcto, al precio correcto porque queremos masificar el acceso a la innovación. Los números claro que importan para marcar el éxito de la marca, pero tenemos que concentrarnos en traer una buena experiencia de usuario, no solo en el momento de la compra, sino también a lo largo de la vida del producto”, asegura.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter