Un líder moderno debe invertir mucho tiempo en intentar comprender la gran diversidad de temas a los que debe hacer frente cada día. Sólo para ilustrar, ser líder implica comprender de finanzas, ventas, estrategia, marketing, capital humano, negociación, operaciones, gestión y la lista sigue. 

Al ver la gran variedad de conocimientos necesarios para liderar una empresa, alguien podría decir: “¡Es imposible saber de todo!”, y es verdad.

Por eso, hago una gran diferencia entre comprender y saber. El saber es algo profundo, demanda tiempo y dedicación. Una persona adulta posiblemente pueda decir que sabe hacer bien una o dos cosas. Este saber debería estar relacionado con una habilidad natural de la persona. Así como hay personas que naturalmente son buenas para vender, otras lo son para los números pero, con seguridad, ninguna es buena para todo.

Comprender es sinónimos de entender. Un líder moderno debe entender todo ¿Por qué? Porque si uno no entiende tendrá que confiar ciegamente en lo que otros le digan, y eso es muy arriesgado. 

El enorme reto de comprender una variedad numerosa de temas no excluye contar con asesores expertos en esos temas que se desconocen. No necesariamente tendrán que ser parte de la organización. De hecho, muchas veces se recomienda que sean mentores o consultores externos para que no estén contaminados por las luchas de poder o intereses internos. 

Leer también Presentes los pecados capitales del management

De esa forma, cada vez que tenga que tomar una decisión importante podrá recurrir a ellos y obtener consejos o diferentes miradas que le permitan evaluar la toma de decisiones.

Es vital para un líder empresarial contar con procesos de aprendizaje que le brinden una perspectiva lo más cercana posible de la realidad actual a la que nos enfrentamos, sobre todo en un contexto tan cambiante como el de ahora. 

Nací en una familia inmersa en la música. Mi padre grabó varios discos, y uno de mis tíos fue uno de los roqueros más famosos de su época, pero nunca aprendí a tocar ningún instrumento y soy incapaz de leer una partitura. Aun así, entiendo de música  y eso me permite apreciarla más, puedo diferenciar un estilo de otro y disfrutar mucho más este arte.

Te invito a repasar cada área de conocimiento de tu organización y a diferenciar aquellas de las que no sabes y no entiendes, de las que sí. Y, por supuesto, analiza si cuentas con los asesores internos o externos correctos. Créeme que esa primera distinción te puede dar una perspectiva muy positiva para tu liderazgo.

*Director de Grupo Set y conferencista internacional experto en temas de estrategia.

Contacto:

Página web: jonatanloidi.com.ar

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.