Reuters.- En un desafío al gobernador de Texas, American Airlines y Southwest Airlines dijeron el martes que cumplirían el decreto del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de exigir a sus empleados que se vacunen contra el COVID-19 antes de la fecha límite del 8 de diciembre.

Las dos compañías aéreas, que tienen su sede en Texas, dijeron que el mandato federal tiene precedencia sobre una orden del gobernador republicano Greg Abbott que prohíbe que cualquier entidad, incluidas las empresas privadas, obligue a sus empleados a vacunarse contra el COVID-19.

LEER: Biden defiende los mandatos de vacunas ante resistencia de los conservadores

Southwest dijo que “espera cumplir con la orden del presidente para seguir cumpliendo como contratista federal”. American dijo que aunque estaba revisando el decreto de Abbott, “no cambia nada” para la compañía.

Ambas compañías han pedido a los empleados radicados en Estados Unidos que presenten una prueba de vacunación antes del 24 de noviembre.

Biden emitió su mandato, que abarca a todos los contratistas federales, el mes pasado en un intento de controlar la pandemia, que ha matado a más de 700.000 estadounidenses.

LEER: EU apunta a la vacunación de los niños, víctimas de covid por partida doble

Mientras que los partidarios de las exigencias de vacunación las consideran necesarias para sacar al país de la pandemia de casi dos años, los críticos los califican de inconstitucionales y autoritarios.

En su decreto, Abbott dijo que el gobierno de Biden estaba “intimidando” a muchas entidades privadas para que impusieran los mandatos de vacunación contra el COVID-19, causando trastornos en el mercado del trabajo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que la decisión del gobernador estaba guiada por la política y no por la ciencia.