Por Daniela Arboleda Filigrana

Hay muchas ideas en el mundo del emprendimiento, muchas se quedan en la mesa sin ejecución, otras las ejecutan personas diferentes al pensador y otras los creadores simplemente hacen que esa gran idea sobresalga.

Cuando se crea o se da vida a una idea, esta debe tener unos pasos importantes para la ejecución y el nacimiento. El error de muchas personas en este proceso es utilizar el marketing genérico y en el momento en que se encuentra el mundo, donde millones de anuncios diariamente nos impactan, debemos hablar de manera fácil, diferente, que se entienda.

Debemos ser capaces de llamar la atención, debemos contar historias con emoción, historias reales. Una buena idea se vende, si esta es capaz de transformar.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Cuando nosotros como creativos y creadores, realizamos un nuevo lanzamiento en nuestra agencia, nos aseguramos de que la historia que estamos contando se entienda de forma fácil y real. De lo contrario los resultados serán mediocres o incluso malos.

Investigamos como habla nuestro público, como se comunican y en que redes se comunican, hacemos todo un moodboard para entender el tipo de lenguaje que desean tener en sus momentos de impacto.

La persuasión en la propuesta es lo que va a hacer que el cliente se sienta atraído por ella

Cuando hablamos de persuasión nos referimos a la percepción y posicionamiento que tiene una marca, lo que ha logrado gracias a la comunicación y a la investigación previa con su público objetivo, al uso correcto de las palabras y de la historia bien contada.

Saber posicionar una marca, un producto es otra arma que tenemos a disposición para impactar a nuestro público y/o comunidad. Somos 100% responsables de transmitir lo que queremos comunicar, pero el mensaje debe ser tan claro y preciso que el público debe entender la historia, de lo contrario si el mensaje es confuso el público está en todo su derecho de entender como ellos deseen lo que se transmitió.

Cuando una gran idea está andando y es exitosa, es porque se logró la simplicidad en su máxima sofisticación.  Siempre podremos agarrarnos a fundamentos que permitan el crecimiento, donde se reflejen los resultados que queremos obtener para llegar. El proceso de venta son todos los pasos necesarios para alcanzar la meta, entre creación y generación de ideas, comunicación, planeación, estrategias y desarrollo.

Las palabras correctas en el momento correcto, nos cuentan una historia.

Si quieres sobresalir del montón y de tu competencia, tienes que vender ideas.

El ciclo de OODA, observar, orientar, decidir y actúa

Agilidad y rapidez son las claves para ganar en esta economía cambiante. Cuanto más rápido implementas, cuanto más rápido innovas, investigas, más rápido puedes reaccionar y obtener respuestas para dar soluciones.

Observa que está pasando en el mercado, que estás viendo y cómo puedes cambiarlo o mejorarlo.  Orienta: investiga que significa esa información, cómo puedes usarla a tu favor. Decide: toma decisiones con un enfoque acertado.

Actúa: Lleva estas decisiones a la acción.

Siempre habrá posiciones que podemos dominar. ¿Cómo podemos buscar posiciones? El secreto está en centrarse en las cosas que no cambian en tu negocio, busca la verdad absoluta eso que puede matar tu negocio y trabaja sobre ello, recuerda que siempre habrá alguien afuera que puede innovar, alguien que puede cambiar la industria o el sector. Solo si conoces lo que puede matar tu negocio podrás innovar con pasión.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

*La autora es Founder & Marketing director de Miráfest Colombia

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.