Por Catalina Jiménez Combariza        

A veces cuando nos enfrentamos a momentos exigentes o cambiantes en la vida, es cuando surge nuestra capacidad de innovación, de mayor creatividad y la voluntad para hacer las cosas de forma diferente y de repente así, encontramos otros caminos.   

Hace poco pasó algo que nos puede servir de ejemplo para entender cómo el simple hecho de mirar las situaciones desde otra óptica puede convertirse en una gran oportunidad. Hace unos días, luego de terminar nuestra reunión de planes y definir algunas acciones que realizaríamos con mi equipo de trabajo durante la semana, las redes sociales, abruptamente se cayeron sin ningún tipo de aviso o alerta. Los primeros segundos fueron inquietantes, pero al instante también se abrió una ventana de oportunidad para que desde la comunicación se usaran otros canales. 

Bienvenidos los mensajes de whatsapp y las videollamadas, finalmente ya nos han facilitado la vida y la forma como nos conectamos con las personas, pero cuando fallan, y esto volverá a ocurrir con seguridad, hagamos esa llamada telefónica que tenemos pendiente, conversemos mirándonos a los ojos, volvamos a encontrarnos, retomemos las reuniones presenciales. Reconocer al ser humano que está del otro lado, es el paso más seguro para seguir siendo relevantes desde la comunicación.

Hemos tenido grandes retos como humanidad y cómo empresas en el último año y cada uno de estos momentos ha sido ideal para repensar qué podemos hacer mejor. Los últimos meses y ante el escenario de cambio, fortalecer mi equipo de trabajo, su estructura y alcance, fueron la estrategia para en los momentos de mayor “aislamiento” pudiéramos decirles a nuestros clientes “aquí estamos” y que así a su vez ellos mantuvieran contacto con sus propios públicos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La comunicación nunca ha sido más relevante y nuestras reuniones de seguimiento con los clientes así lo confirman, ya que ahora no sólo están lideradas por el director de comunicaciones o por el de marketing, sino que ahora los CEO, vicepresidentes y personas que antes no se sumaban participan activamente. Nuestra gestión está concentrada en demostrarle a nuestros clientes que ahora necesitamos hablar de otra manera, que debemos ser empáticos y decirle al público que estamos presentes y activos.

Desde el papel de la estrategia de las relaciones públicas en las compañías, se han visto ejemplos inspiradores de organizaciones que de manera asertiva y empática aprovechan los cambios para reconectarse con sus audiencias; la comunicación activa y humana se ha hecho fundamental, siempre con un propósito.

Las empresas dieron un espacio para que sus mensajes tuvieran un impacto diferente, al poder hablar en otros formatos, en entender y aprovechar el impacto de la digitalización, en abrir la conversación a otros públicos, quienes hasta ese momento apenas se están sumando a las redes sociales y los que ahora están abiertos a que les hablen de una forma entretenida, ágil y directa.

La conversación continúa de las organizaciones con los clientes, usuarios, proveedores y sus mismos empleados se está abordando desde otro ángulo.

Cada crisis es una oportunidad

Interpretar la importancia del momento y lo que implicaba el contexto que vivimos permite adaptarse y ocupar un espacio relevante desde la comunicación y la relación que las empresas tienen con sus diferentes audiencias. Su impacto construye sociedad, genera opinión y abren la conversación.

En un mundo hiperconectado, si una marca no está presente, es simple, otra ocupará su lugar en la mente y preferencia del consumidor. Es importante promover nuevos encuentros y conversaciones desde la innovación como el gran detonante para estos momentos.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Hoy queremos que alguien nos hable y transmita confianza en los asuntos que ahora resultan relevantes que ahora para nuestra vida: la ciberseguridad en nuestros equipos de trabajo, la inclusión financiera, la banca móvil, el crecimiento del comercio electrónico o cómo promover el cambio en las empresas, por sólo citar un par de ejemplos.      

Las Relaciones Públicas son valiosas porque tienen la capacidad de contar historias que hablan de las necesidades, realidades de las personas, pero que también son capaces de redimir la condición humana al buscar el encuentro y promover la conversación.

*La autora es directora de Sentidos Comunicaciones.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.