EFE.- Las autoridades chinas “tienen las herramientas para intervenir” si la crisis del endeudado gigante inmobiliario Evergrande y sus implicaciones para el sector en el país asiático se agravasen, según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La actualización de octubre del Informe sobre Estabilidad Financiera Global del FMI, publicada este martes, apunta que, por el momento, el contagio a otras inmobiliarias chinas se ha limitado a promotoras que ya se encontraban en una situación de debilidad financiera y cuya deuda ya tenía calificaciones bajas.

“Nuestra evaluación es que las autoridades chinas tienen potencia y espacio fiscal, así como medios legales e institucionales, para abordar el problema”, apuntó en una rueda de prensa virtual el director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, Tobias Adrian.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Aparte de Evergrande -que tiene más de 300.000 millones de deuda y que parece dirigirse al impago de algunos de sus bonos ‘offshore’-, en las últimas semanas algunas promotoras de menor tamaño como Sinic, Xinyuan o Fantasia han revelado que tienen problemas de liquidez para hacer frente a sus obligaciones.

El documento subraya las “complejas contraposiciones” derivadas de la posible intervención de Pekín, ya que un mayor apoyo a las compañías en peligro, “especialmente si viene acompañado de una relajación, real o percibida, de las medidas para desapalancar el sistema financiero”, supondría un aumento del riesgo de que las fragilidades financieras reaparezcan en el futuro.

Una intervención “pronta y comunicada con claridad” reduciría los riesgos de contagio pero reforzará la percepción de que hay empresas “demasiado grandes para caer”, mientras que posponer el apoyo al sistema financiero para “inculcar disciplina” a los mercados supondría tener que tomar medidas de mayor alcance en el futuro para aliviar la presión financiera.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

En cualquier caso, el Fondo recomienda a China que “refuerce” a largo plazo los marcos legales para las reestructuraciones corporativas y los casos de insolvencia.