Por Nohelis Ruiz Arvelo

La gran mayoría de expertos en liderazgo y comportamiento organizacional, observamos y nos dedicamos con especial interés, a observar y analizar la forma como utilizan las redes de contacto os líderes exitosos y como han influenciado en el desarrollo de sus carreras dentro de diferentes sistema y organizaciones. Hace dos años, hice referencia a este tema sobre el “Capital Relacional” dentro de las organizaciones y su impacto, abordándolo desde la perspectiva de los diferentes perfiles de personas, según sus capacidades de relacionarse dentro y fuera de las organizaciones, logrando alcanzar cierto nivel de notoriedad; gracias a uno de los pilares que tenemos los seres humanos cuando desarrollamos una red de contactos óptima.

Los líderes, por ejemplo, tienen un perfil relacional “Entusiasta” con gran capacidad y habilidad para relacionarse dentro y fuera de las organizaciones; lo que les garantiza un desarrollo de carreara exitoso y la oportunidad de posicionarse, no solo como líder dentro de la organización, sino como referente en su sector o especialidad. Por su parte, están los perfiles “Moderados” siendo un poco más tímidos en su forma de relacionarse, usualmente lo asumen como una tarea más dentro de la organización, a diferencia de los “Entusiastas” que lo asumen como un estilo de vida a nivel personal y profesional sin subestimar su impacto en todos los ámbitos de la vida. Los perfiles “Moderados” son bastante prudentes para relacionarse y establecen límites para que sus mundos personales y profesionales no se mezclen. Los “Puristas” son perfiles a quienes les resulta tedioso relacionarse, solo lo harían si es una exigencia de su cargo o porque realmente tenga que conectarse con algún cliente, por algún objetivo que necesiten alcanzar o por su desarrollo de carrera, no obstante, evitan relacionarse dentro del sistema u organización, lo que arroja resultados desalentadores, porque no son tomados en cuenta para ser promovidos de cargo, y cuando lo logran, no los promueven a los cargos que ellos aspiraban, sino a cargos menos relevantes.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sin duda, esta información es de gran valor tanto para los reclutadores, directivos y líderes, como para el talento en general, puesto que nos muestra la posibilidad de que esos diferentes talentos puedan desarrollar carreras realmente brillantes y que aporten valor, tangible e intangible a la organización; y para ello contamos con tres formas de relacionarnos y que deben estar en equilibrio. En mi libro “Networking para Dummies” las detallo y cito Herminia Ibarra y Mark Hunter, expertos en Comportamiento Organizacional y co autores de la publicación “Como los líderes crean y utilizan sus redes”.

Personal

Como su nombre lo indica, son aquellas relaciones que mantenemos fuera del entorno profesional, con nuestro entorno más cercano, familiar y amistoso, con quienes tenemos proyectos y vínculos personales a largo plazo. Lo más interesante de esta forma de networking es el valor que tienen los contactos de nuestros contactos, cuando nutrimos y nos ocupamos de mantener y sostener esta red, surgen de forma mágica los contactos por referencia, son contactos de gran potencial. Estos contactos por referencias son quienes, en algún momento, nos van a recomendar para un trabajo, proyecto o simplemente a quien puedas llamar para pedir un favor en el futuro.

Táctico

También conocido como operacional, y es la capacidad de relacionarse dentro de la empresa, sector y especialidad, y es necesario para el logro de metas y objetivos relativos al rol o cargo. Este nivel de networking es necesario, puesto que sin esas relacionas sería casi imposible cumplir con las tareas intrínsecas del cargo. Por tanto, la calidad de estas relaciones debe ser óptima, entre pares, colaboradores, superiores, clientes, proveedores, etc.

Estratégico

La mayoría de las personas subestima su valor y realmente es uno de los niveles más importantes y potentes, ya que incluye las dos redes anteriores. Se trata de trazar una estrategia con el fin de crear pequeñas y grandes acciones que nos permitan crear relaciones y vínculos relevantes, teniendo claro cuales son tus objetivos, es decir será necesario crear aliados y prescriptores, y que la red y el equilibrio entre sus diferentes niveles te sorprenda con posibles negocios, y transacciones. Los contactos de tu red estratégica, brotan de las redes tácticas y personales orientadas a proyectos y eventualidades futuras.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Aunado a esto, quiero compartir sobre lo que hemos observado quienes nos dedicamos a esto de forma académica e investigación; y es que si bien las redes de hombres y mujeres Directivos son similares, lo que hemos observado, y lo digo desde mi propia experiencia como mujer; es que hay una ligera diferencia entres las redes de Líderes hombre y lideresas, que puedes completar con la información que suministré en su momento en el artículo “Networking de Mujeres Directivas: cuatro aspectos que marcan la diferencia”. Estos cuatro aspectos le otorgan a las redes de contactos de mujeres líderes y directivas, agilidad, eficacia y eficiencia, gracias a que ignoran las fronteras y equilibran sus propias energías.

*La autora es estratega, formadora y conferenciante experta en networking y posicionamiento personal.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.