Reuters.- Un colapso de las criptodivisas es un “escenario plausible” y se necesitan normas para regular el sector de rápido crecimiento con urgencia, dijo el miércoles el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Jon Cunliffe.

Los riesgos para la estabilidad financiera derivados de la aplicación de las criptotecnologías son actualmente limitados, pero hay una serie de “muy buenas razones” para pensar que esto podría no ser así durante mucho tiempo, dijo Cunliffe.

“Los reguladores a nivel internacional y en muchas jurisdicciones han comenzado el trabajo. Es necesario proseguirlo con urgencia”, dijo Cunliffe en un discurso en la conferencia de SIBOS.

Los criptoactivos, en su mayor parte no regulados, han crecido un 200% en lo que va de año, pasando de algo menos de 800,000 mdd a 2.3 billones, y el 95% de ellos, incluido el bitcoin, no están respaldados por ningún activo o moneda fiduciaria, dijo Cunliffe.

Leer: Denunciarán uso ilegal de datos en aplicación de bitcóin en El Salvador

“Pero, como nos demostró la crisis financiera, no hace falta representar una gran proporción del sector financiero para desencadenar problemas de estabilidad financiera: las hipotecas de alto riesgo estaban valoradas en unos 1.2 billones de dólares en 2008”, dijo Cunliffe, sobre un área del mercado hipotecario estadounidense cuyo colapso provocó una crisis bancaria mundial.

Un colapso así es ciertamente un escenario plausible, dada la falta de valor intrínseco y la consiguiente volatilidad de los precios, la probabilidad de contagio entre los criptoactivos, las vulnerabilidades cibernéticas y operativas y, por supuesto, el poder del comportamiento gregario”, dijo Cunliffe.

Las conexiones entre las criptomonedas y el sistema financiero tradicional también están creciendo a medida que los grandes inversores, los fondos de cobertura y los bancos se involucran más, dijo Cunliffe.

Las finanzas descentralizadas no reguladas o DeFi, que prestan servicios financieros como el crédito a la tecnología que sustenta las criptodivisas, suponen desafíos importentes dada la ausencia de protección a los inversores, y el Banco de Inglaterra ha comenzado a trabajar en la gestión estos riesgos, añadió.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter