EFE.- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció este jueves la aprobación de un préstamo de 400 millones de dólares a El Salvador para generar acciones para amortiguar el impacto que generan los desastres naturales y atender las emergencias de salud.

Los fondos “permitirán al país construir una mayor resiliencia financiera frente a terremotos, ciclones tropicales, erupciones volcánicas y futuros brotes epidémicos y pandémicos”, explicó el BID en una nota de prensa.

Además, los recursos servirán para “atender casos de emergencias por desastres naturales y de salud pública para financiar gastos públicos extraordinarios dirigidos a la atención de la población afectada, contribuyendo a una rápida recuperación”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El préstamo se otorgó bajo la Facilidad de Crédito Contingente para Emergencias por Desastres Naturales y de Salud Pública (CCF, por sus siglas en inglés), señaló la fuente.

“El Salvador es un país altamente expuesto y vulnerable a la ocurrencia de amenazas naturales y eventos de salud pública”, apuntó la entidad financiera.

Señaló que “con los efectos del cambio climático agudizándose gradualmente, se prevé que estos eventos, que tienden a afectar más la población vulnerable, en particular a las mujeres, serán más frecuentes e intensos”.

Los beneficiarios potenciales del préstamo, de acuerdo con el BID, son en general la población de El Salvador y particularmente los afectados que reciben asistencia de emergencia bajo la cobertura propuesta.

El fondo tiene un plazo de amortización de 25 años, un período de gracia de 5 años y medio, y una tasa de interés basada en Libor.

Sólo 25% de quienes trabajan en tecnología son mujeres: BID

De acuerdo con la ONU, El Salvador tiene el mayor grado de deterioro ambiental en América, después de Haití, con solo un 3 % de bosque natural intacto, con suelos arruinados por prácticas agrícolas inadecuadas y con más del 90 % de las aguas superficiales contaminadas.