Reuters.- Una obra de Banksy que fue cortada en la mitad por una trituradora oculta en su marco cuando se vendió en una subasta fue comercializada en 18.6 millones de libras (25.4 millones de dólares) cuando volvió a ser martillada en el mismo lugar en Londres el jueves.

Los espectadores se quedaron sin aliento cuando la obra, entonces titulada Girl with Balloon, fue succionada por una trituradora cuando el martillo cayó tras una oferta de 1,042,000 libras en una subasta de octubre de 2018 en Sotheby’s, en Londres.

LEER: Arte Maya de Guatemala se exhibe con éxito en el Met de Nueva York

“Algunas personas piensan que realmente no se hizo trizas. Lo hizo. Algunas personas piensan que la casa de subastas estaba detrás de ello, no es así”, dijo el artista callejero, cuya identidad es un secreto celosamente guardado, en Instagram en 2018.

Ahora llamado Love is in the Bin, el trabajo se vendió por 18,582,000 libras (25.4 millones de dólares), más de tres veces el límite superior de su precio estimado de 4 a 6 millones de libras y un récord para el artista en una subasta.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“No puedo decirles lo aterrorizado que estoy dar el martillazo”, bromeó el subastador de Sotheby’s, Oliver Barker, después de 10 minutos de licitación.

“Cuando Girl with Balloon se autodestruyó en nuestra sala de ventas, Banksy provocó la sensación global que desde entonces se ha convertido en un fenómeno cultural”, dijo Alex Branczik, presidente de arte moderno y contemporáneo de Sotheby’s.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Durante esa noche memorable, Banksy no destruyó una obra de arte triturándola, sino que creó una. Hoy en día, esta pieza se considera heredera de un venerado legado de arte antisistema”.