EFE.- Estados Unidos y dos bloques opositores nicaragüenses saludaron este miércoles una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que le pide al Gobierno de Daniel Ortega la liberación “inmediata” de los aspirantes a candidatos a la Presidencia en los comicios de noviembre próximo, y garantice unas elecciones “libres y justas”.

Esa resolución es “sumamente positiva para la activación de posteriores mecanismos, de no darse atención, de no cumplirse con este llamado”, dijo la coordinadora de la Coalición Nacional y exiliada en Costa Rica, Alexa Zamora, a través de un audio enviado a los medios.

La política opositora destacó que la resolución “hace un llamado al régimen a liberar a todos los presos políticos, pero también ha construir un proceso electoral libre, transparente y observado, que cumpla con los estándares mínimos en materia de democracia y derechos humanos, además del cumplimiento con los compromisos internacionales adquiridos en materia”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Resaltó que la resolución fue aprobada con 26 votos a favor, siete abstenciones y ningún voto en contra, lo que, a su juicio, “marca un hito sumamente positivo, pero también es un llamado de atención sobre el estado de la democracia y los derechos humanos en Nicaragua, que es sumamente alarmante”.

Zamora dijo que su grupo espera que la comunidad internacional exprese y materialice su compromiso “de tomar cartas en el asunto” en relación al proceso de comicios en Nicaragua, que es calificado de “farsa electoral” por la Coalición Nacional.

¿ORTEGA AISLADO Y SIN PRONTA LEGITIMIDAD?

Por su lado, la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco celebró la aprobación con 26 votos de la resolución del Consejo Permanente de la OEA, cuyo texto, agregó, “expresa de forma clara que el tiempo que se le brindó al régimen de Daniel Ortega de enderezar su deriva autoritaria se terminó”.

“Los 26 votos a favor exceden la mayoría calificada del sistema interamericano y abren las puertas para acciones aún más contundentes”, indicó la Unidad Nacional, organismo para el cual la votación en la OEA hizo “notar que el aislamiento del régimen es cada vez mayor, lo cual es especialmente importante en los días previos a la farsa electoral”.

“Están cada vez más solos y su legitimidad como Gobierno tiene fecha de caducidad muy próxima, como consecuencia de la farsa del 7 de noviembre”, continuó.

En tanto, a los siete países que se abstuvieron (Argentina, Barbados, Bolivia, Guatemala, Honduras, México y San Vicente y las Granadinas), ese bloque opositor les dijo que “deben entender que los espacios de diálogo que proponen con buena voluntad no serán asumidos por el régimen de Ortega, que frente el aislamiento internacional y presión internacional, sólo intentará comprar tiempo”.

La Unidad Nacional también reiteró su llamado “a sumarse al rechazo internacional de la farsa electoral del 7 de noviembre, quedándonos en casa y cerrando las puertas a la dictadura”.

EE.UU. COMPLACIDO

Por su lado, el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, dijo a través de un tuit que “los gobiernos democráticos no encarcelan a los opositores antes de un proceso electoral”.

“Hoy nos complació ver a la mayoría de los Estados miembros de OEA denunciando los abusos de Ortega y Murillo contra el pueblo nicaragüense”, señaló Nichols, en un tuit divulgado por la Embajada de EE.UU. en Managua.

El Gobierno de Nicaragua rechazó esa resolución y aseguró que su “país jamás ha aceptado, no acepta, ni aceptará, actos que degraden su libertad, como Estado independiente, que ostentamos desde nuestra independencia nacional desde ya más de 200 años”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

El Consejo Permanente de la OEA aprobó este miércoles una resolución presentada por Canadá, Antigua y Barbuda, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Paraguay y Uruguay, en la que pide la liberación de los denominados “presos políticos”.

En el texto, expresa su “grave preocupación” por el hecho de que Nicaragua haya ignorado los esfuerzos del Consejo Permanente de la OEA para que se comprometa a la celebración de elecciones “libres y justas”.