EFE.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciará la próxima semana las candidaturas a director general de un organismo que en dos años ha cobrado una importancia global inédita a raíz de la pandemia, pero todo parece indicar que el único aspirante será el actual titular, el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El propio experto etíope, de 56 años, indicó hoy en rueda de prensa que los detalles sobre la carrera a la dirección general se anunciarán a finales de este mes, después de semanas de silencio en torno a la posible pugna.

SIN NOTICIAS DE OTROS INTERESADOS

El plazo de presentación de candidaturas finalizó hace casi un mes, el 23 de septiembre, pero el hecho de que en las pasadas semanas no haya habido rumores de otros aspirantes, unido al apoyo que especialmente la Unión Europea ha brindado a Tedros, parecen indicar que es el favorito, o incluso el único aspirante.

Tedros fue oficialmente apoyado para la reelección ese mismo 23 de septiembre por los gobiernos de Alemania y Francia, en representación de un grupo de países de la UE cuya composición se conocerá también en los próximos días.

Algunos observadores destacaron el hecho de que Tedros, ministro etíope de Salud entre 2005 y 2012 y titular de Asuntos Exteriores entre 2012 y 2016, no haya sido oficialmente nominado por su país, algo que achacan a sus declaraciones el último año condenando la violencia en la región de Tigray, de la que procede su familia.

La gestión de Tedros en estos cuatro años al frente de la OMS ha estado marcada por la respuesta al mayor desafío global en lo que va de siglo, la pandemia de COVID-19, que especialmente el año pasado le valió críticas de Gobiernos como el de Estados Unidos, que le acusó de reaccionar lentamente en las primeras semanas.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El entonces presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a acusar a la OMS de ingenuidad ante los primeros datos del virus que provenían de China, lo que llevó a Washington a anunciar su marcha del organismo internacional, aunque ese proceso de salida se detuvo con la llegada de Joe Biden a la presidencia de EEUU.

El “regreso” de EEUU a la OMS, unido al optimismo que las vacunas han insuflado frente a la crisis sanitaria han calmado las aguas en el actual año de Tedros al frente de la agencia de la ONU, aunque sigue habiendo tensiones con Washington, que aún presiona para que se investiguen más profundamente los orígenes del coronavirus.

También han proseguido las tensiones entre la OMS y China, después de que Tedros reconociera en varias ocasiones que Pekín ha obstaculizado la entrada de expertos para investigar el origen del coronavirus en ese país, o que se niega a facilitar datos de sus laboratorios relativos a los primeros casos en Wuhan.

UN 2021 MENOS TENSO PERO MÁS REIVINDICATIVO

Con todo, el etíope está consagrando el actual ejercicio casi exclusivamente a pedir un reparto más equitativo de las vacunas contra la COVID-19, en un momento en el que los países desarrollados tienen ya altas tasas de vacunados mientras en las naciones más pobres apenas se llega al 3 % de su población.

Hoy mismo Tedros subrayó que los países en desarrollo necesitan 500 millones de dosis antes de final de año para lograr el objetivo de vacunar al menos al 40 % de la población mundial contra el coronavirus, una cantidad que según él puede ser producida por las farmacéuticas en tan sólo 10 días.

“Se puede lograr el objetivo, pero para ello gobiernos y empresas que controlan el suministro tienen que hacer realidad sus compromisos de donaciones inmediatamente”, señaló, lamentando que sólo 150 millones de las 1.200 millones de dosis prometidas por los países del G20 se hayan entregado hasta ahora.

Ésta campaña, apoyada por otras organizaciones internacionales y en la que parece clave conseguir que la Organización Mundial del Comercio (OMC) libere las patentes de las vacunas anticovid, le ha granjeado las simpatías de numerosos países en desarrollo, lo que puede ser también clave en su reelección.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

De haber más de un candidato a dirigir la organización con sede en Ginebra, los distintos aspirantes podrán ser entrevistados y mantener diálogo con los estados miembros de la OMS el próximo mes de noviembre y volverían a hacerlo en marzo.

La elección final, por voto secreto, se celebraría en la Asamblea Mundial de la Salud, que la OMS celebra anualmente y en 2022 está prevista para mayo.

Tedros, primer africano al frente de la OMS y sucesor de la hongkonesa Margaret Chan, es director general de la organización desde 2017, año en el que ganó la pugna al británico Dabid Nabarro, que entonces sonaba como principal favorito, y a la paquistaní Sania Nishtar.