EFE.- El Gobierno colombiano debe dar prioridad a “los derechos de los activistas” que defienden los derechos humanos o el medioambiente, aseguró este viernes Juan González, el principal asesor para Latinoamérica del presidente estadounidense, Joe Biden.

González se expresó así en una entrevista con Efe después de visitar esta semana Colombia y Ecuador junto al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, donde ambos participaron en un Diálogo de Alto Nivel con el Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque.

“El secretario Blinken resaltó de forma muy directa, en público -y lo habló en reuniones bilaterales con el presidente Duque, y en el Diálogo de Alto Nivel- el tema de derechos humanos, y cómo podemos asegurar que es algo donde el enfoque sean los derechos de los activistas”, dijo González.

“La muerte de un (solo) activista (ya) son demasiadas muertes”, añadió durante su conversación telefónica con Efe el asesor de Biden, nacido en Cartagena (Colombia).

Preguntado por si Blinken y él regresaron de Bogotá satisfechos con lo que está haciendo Duque para implementar el proceso de paz y combatir la impunidad en las violaciones de derechos humanos, González replicó que “lo más importante es que los colombianos” sean quienes están “satisfechos con el resultado del proceso de paz”.

LEER: Colombia y Centroamérica afrontan riesgos “graves” por el clima, alerta EEUU

El funcionario recalcó la importancia de que, tanto en las zonas urbanas como en las rurales, no solo haya presencia de “las fuerzas de seguridad”, sino también de “las fuerzas de educación, las fuerzas judiciales, y otros servicios” del Estado.

SOBRE LA AUSENCIA DE REUNIÓN CON BIDEN

González minimizó el hecho de que Biden no se haya reunido formalmente con Duque desde que llegó al poder en enero, a pesar de que el presidente colombiano visitó Washington tanto en septiembre como a mediados de octubre, y de que es un socio preferente en Latinoamérica de Estados Unidos.

“Yo no diría que no tener una reunión esté relacionado con el tema (de la gestión de Duque) del proceso de paz”, recalcó González.

“El presidente (Biden) le pidió directamente al secretario Blinken que fuera a Colombia; yo he viajado a Colombia dos veces, hemos tenido unas conversaciones bastante estrechas con el Gobierno colombiano (…) y estamos yendo para adelante”, agregó.

La Casa Blanca ve a Colombia como “un país que es indispensable” en su política para Latinoamérica, “pero siempre con los aliados más cercanos se habla de cómo podemos mejorar”, explicó.

LEER: Colombia y Guatemala acuerdan reforzar su lucha contra el crimen trasnacional

Por eso, Washington pide a Bogotá “asegurar” los derechos de los “manifestantes pacíficos” como los que salieron a las calles este año, y garantizar que cualquier abuso “de las fuerzas de seguridad sea investigado”, añadió.

Esas conversaciones se mantienen de forma directa con el presidente Duque, “pero también desde una reserva de buena voluntad, para buscar áreas de progreso”, concluyó.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU ha recibido 165 denuncias de homicidios de defensores de derechos humanos este año en Colombia; mientras que el Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz) contabiliza hasta la fecha 142 líderes sociales y defensores asesinados en 2021, y 1.257 desde la firma del acuerdo de paz en 2016.

En cuanto a Ecuador, González evitó pronunciarse sobre la indagación previa de la Fiscalía contra el presidente Guillermo Lasso por supuesta defraudación tributaria tras las revelaciones de los papeles de Pandora, al opinar que es un “tema interno”.

No obstante, elogió la agenda económica de Lasso, de la que dijo que es “bastante ambiciosa” y que “tiene muchos paralelismos” con la de Biden en Estados Unidos.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.     

Tampoco quiso opinar sobre las acusaciones de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, agravó la pandemia por motivos políticos; y, preguntado por las amenazas de ese mandatario al sistema electrónico de votación, se limitó a indicar: “Las instituciones democráticas brasileñas son robustas”.