El caballo no discrimina, no juzga, no necesita hablar, reconoce el cariño y lo retribuye. Es por ello que psicólogos, neurólogos y médicos aceptan a la equinoterapia como una alternativa que ofrece múltiples beneficios para quienes la practican, como una forma de desarrollo físico, psíquico y emocional.

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

Debido a las características morfológicas, de desplazamiento (biomecánica) y sus atributos sensoriales perceptivos, los equinos son una fuente inagotable que favorece la coordinación, el equilibrio y el desarrollo de respuestas motoras.

Por esta razón, estos hermosos ejemplares permiten un acercamiento más profundo y directo con las personas. Se favorecen con ello los estímulos afectivos y la socialización.

Descubre:

El iPhone podría detectar depresión y deterioro cognitivo en el futuro

‘Super Charging’ de Motorola sería capaz de cargar 4 smartphones a distancia

Equinoterapia
Foto: saralcassidy/ Pixabay.

EFECTOS TERAPÉUTICOS DE LA EQUINOTERAPIA

A decir de la Secretaria de Seguridad Ciudadana los impulsos rítmicos del lomo del caballo, que van de 90 a 110 por minuto, favorecen la relajación muscular y la estabilización dinámica del tronco y la cabeza del jinete.

De igual forma, a través del patrón de marcha se transmiten estímulos neurológicos por médula con una frecuencia de 180 oscilaciones por minuto.

Un tercer efecto positivo de la equinoterapia es que debido al calor corporal de caballo, de 38º centígrados, se facilita la distensión muscular-articular de distintas partes del cuerpo como los miembros inferiores y el cinturón pélvico.

Equinoterapia
Foto: Free-Photos/ Pixabay.

De acuerdo con Alejandra Armendariz experta en el tema existen distintas formas en las que la equinoterapia trabaja. Éstas son tres de ellas:

Efecto espejo: Cuando reflejamos nuestras emociones en el caballo, lo hacemos de la manera menos agresiva para poder identificar nuestros propios errores.

Reducción del ego: Interactuar con el caballo, cuidarlo, aprender a guiarlo y dedicarle tiempo, cambia nuestro enfoque y ayuda a reducir ese ego que a veces crece de más.

También te puede interesar: ¿Tu empresa se preocupa (y ocupa) de cuidar tu salud mental?

Equinoterapia
Foto: Wim De graaf/ Pixabay.

Aumento de confianza: Al montar a caballo construimos una relación de confianza con un ser sin malicia, que no nos va a manipular ni hacer daño, que sana y brinda una paz increíble.

Según las características y posibilidades de cada persona se determina el tipo de equinoterapia ideal y los resultados que se buscan obtener, pues existen distintas áreas: hipoterapia, monta terapéutica y equitación adaptada.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram