EFE.- La Asociación Médica del Exilio de Nicaragua (AMEN) criticó este martes al Gobierno por aplicar las vacunas cubanas Abdala y Soberana 02 contra la covid-19 a los niños de 2 años en adelante hasta adolescentes de 17 años de edad.

“De manera irresponsable, el Gobierno de Nicaragua está ofreciendo a los padres de familia de Nicaragua las vacunas cubanas Soberana 01 y 02 y Abdala, las cuales aún están en fase experimental para poblaciones adultas, careciendo de ensayos científicos adecuados para los niños”, señaló AMEN, en una declaración.

Nicaragua comenzó el lunes a aplicar las vacunas cubanas Abdala y Soberana 02 a niños de 2 años en adelante hasta adolescentes de 17 años de edad, y la Sputnik Light a personas con edades de entre 18 a 29 años.

La AMEN criticó al Gobierno de Daniel Ortega por adquirir “vacunas rusas y cubanas que no están aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“En el caso de las vacunas rusas, al menos estas han publicado los estudios de investigación en fase III, no siendo este el caso de las vacunas cubanas, las cuales aún están en fase experimental para poblaciones adultas, careciendo de ensayos científicos adecuados para los niños”, alegó ese gremio.

Por tanto, la AMEN expresó su preocupación “de que se hayan adquirido, con fondos del presupuesto de la República y de préstamos, las vacunas cubanas que aún no publican los resultados de sus investigaciones de fase III y que aún no inician el proceso de registro ante la OMS”.

“En ausencia de información científica adecuada, la oferta de vacunas a los padres de los niños nicaragüenses, se convierte en un experimento que viola las normas bioéticas ya que no se les indica a los padres que estas vacunas aún están en etapa experimental”, denunció.

Los médicos nicaragüenses, que aseguraron que se exiliaron tras sufrir “acoso y represión” tras la rebelión antigubernamental de 2018, afirmaron que “los nicaragüenses tenemos derecho a conocer los detalles de los estudios científicos realizados con las candidatas a vacunas cubanas”.

“Alertamos a la población que busque y exija más información antes de tomar decisiones que puedan afectar la salud de los niños”, abogó.

El Gobierno, a través del Ministerio de Salud, pretende vacunar a 2,1 menores de edad con las fórmulas cubanas.

CRITICAN COMPRAS DE VACUNAS CUBANAS

El Gobierno de Ortega además ha adelantado que adquirirá un total de 7 millones de dosis de vacunas cubanas para cuando finalice 2021.

A fines de 2020, Managua anunció que contaba con 107 millones de dólares para adquirir vacunas contra la covid-19, y posteriormente el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) otorgó al país un préstamo por 100 millones de dólares para la compra de las fórmulas.

“A diferencia de otros países centroamericanos, el Gobierno de Nicaragua no fue capaz de adquirir vacunas autorizadas por la OMS, a pesar de disponer de fondos de préstamo del BCIE”, reprochó AMEN al respecto.

Ese gremio también acusó al Gobierno de “administrar a cuenta gotas las vacunas” en función “de sus intereses políticos electorales”, de cara a los comicios del 7 de noviembre próximos, en los que Ortega espera ser reelegido, y lo responsabilizó por “miles de infecciones de covid-19 y la pérdida de miles de vidas por esta causa”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Por otro lado, desde la semana pasado miles de nicaragüenses de todas las edades han acudido en masa a la frontera de Honduras para ser inyectados con las fórmulas Pfizer y Moderna.

Nicaragua no ha alcanzado a vacunar al 20 % de su población, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La pandemia ha dejado 208 muertos y 16.442 casos confirmados de covid-19 desde marzo de 2020 en Nicaragua, según las estadísticas del Ministerio de Salud.

Por su parte, la red de médicos del independiente Observatorio Ciudadano Covid-19 ha reportado 5.887 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con la pandemia, así como 31.036 casos sospechosos.