EFE.- La economía de Cuba ha perdido el 13 % de su Producto Interno Bruto (PIB) entre 2020 y septiembre de 2021, “un impacto realmente duro” para el país, informó este miércoles el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación (MEP), Alejandro Gil.

En su informe sobre la marcha de la economía presentado al pleno de la novena legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP, Parlamento unicameral), el ministro atribuyó ese comportamiento al recrudecimiento del embargo económico de Estados Unidos contra la isla y a los efectos de la pandemia de covid-19.

Con relación a los ingresos en divisas, uno de los déficits que padece la economía cubana, Gil indicó que al cierre de septiembre se cuantifican unos 2.000 millones de dólares (el 60 % del plan) y recordó que en 2020 el país dejó de ingresar 2.400 millones de dólares.

En el capítulo de las exportaciones, refirió que han representado unos 1.344 millones de dólares de bienes, un 68,7 % del plan; mientras que las importaciones están en el entorno de los 5.800 millones de dólares (el 65 %).

El ministro precisó que se destinaron a la adquisición de alimentos básicos 1.348 millones de dólares, cifra que consideró “muy por debajo de la demanda”.

Los indicadores económicos de Cuba provienen del Estado cubano, no se auditan en el exterior y son difíciles de contrastar, ya que el país no forma parte de organismos internacionales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Gil citó incumplimientos en las ventas de dos de los principales bienes exportables cubanos, el tabaco (91 % del plan), por problemas vinculados con la covid-19″ y la paralización de algunas fábricas, y en el caso del ron (86 % del plan) dijo que han existido “problemas de demanda en el mercado internacional”.

En cuanto al níquel, uno de los principales rubros exportables de la isla, afirmó que, aunque su precio en el mercado internacional está por encima de lo previsto, el país no ha alcanzado “los niveles de producción física planificados”.

El ministro explicó que el plan de ventas en el exterior no tomó en cuenta los impactos que provocaría la covid-19, sobre todo en el sector del turismo.

Antes de la pandemia, el turismo representaba la segunda fuente oficial de ingreso de divisas -sólo por detrás de la venta de servicios profesionales al exterior- y aportaba en torno al 10 % del PIB.

De enero a mayo de 2021 el país caribeño recibió 225.417 turistas extranjeros y viajeros, casi dos millones menos que en la misma etapa de 2020 y un descenso del 94 %, de acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei).

Con resultados favorables mencionó las exportaciones de miel, los productos biofarmacéuticos y los servicios de telecomunicaciones.

Asimismo, calificó de “muy compleja” la situación de la producción de alimentos, debido al déficit de insumos, combustibles, piezas y equipamientos, así como problemas organizativos.

Dijo que en casi todos los renglones hay incumplimiento, y en ese sentido citó el arroz, maíz, frijoles y la leche, con 63 millones de litros por debajo de lo previsto.

Tampoco se cumple la producción de cemento (80 % del plan), la de acero está “muy afectada” (52 %), según explicó como “resultado de las medidas que hemos ido tomando para reducir el consumo energético en esas industrias”.

En el caso de la generación de energía, el titular de Economía dijo que se espera cerrar el año con unas 3 millones de toneladas de crudo y gas de producción nacional, 90.000 toneladas por encima del plan previsto, pero indicó que han atrasado determinados mantenimientos e inversiones en esa área.

La generación de electricidad ha presentado serias dificultades desde hace meses atribuidas a roturas en las termoeléctricas y falta de piezas para los mantenimientos requeridos por esas instalaciones -en muchos casos de larga explotación- lo que ha provocado apagones.

El viceprimer ministro informó que 541 empresas estatales reportan pérdidas (el 30 % del total) y estimó necesario “hurgar en todo lo que tiene que ver con la gestión, la organización y las oportunidades de aprovechar esa demanda solvente del país”.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Gil dijo que se mantendrán como prioridades el control de la inflación, la recuperación del sistema eléctrico y energético nacional y la atención a las personas vulnerables.

Recientemente, fijó la aspiración de crecimiento económico de la isla de este año en un 2,2 % debido a los efectos de la pandemia, la escasez de oferta, la inflación y las sanciones de EE.UU.