Por Nohelis Ruiz Arvelo

Uno de los catalizadores del éxito, son las relaciones y la calidad de nuestra red de contacto. Los líderes son grandes maestros del networking, lo asumen como un estilo de vida y saben que para seguir triunfando es necesario estar activos y ser constantes. Las relaciones de los grandes líderes se basan en la confianza y el respeto mutuo, evitan los prejuicios y las etiquetas. Saben que el networking es un pilar para el desarrollo de su red y de los negocios; en esto coincidimos todos aquellos que nos dedicamos al estudio e investigación del Comportamiento Organizacional y liderazgo.

En 2015 luego de escribir mi primer libro sobre este tema, realicé un trabajo de seguimiento a grandes líderes y pude, entrevistar a varios empresarios españoles y latinoamericanos, así como altos ejecutivos de varias empresas y consultoras. Más allá de lo que arrojó mi trabajo sobre el poder de las relaciones y como se generan los negocios; tuve la oportunidad de preguntar a muchos de ellos sobre aquellas cosas que hay que evitar cuando nos relacionamos con otras personas, cualquiera sea el espacio o plataforma en el que nos encontremos. En mi segundo libro “Networking para Dummies” de Planeta Libros, hago referencia a este tema y hoy te traigo algunas de esas cosas que pueden estropear nuestra labor de expansión de nuestra red de contactos. En un primer momento, estas cosas parecieran ser obvias, pero la realidad nos muestra, que seguimos cometiendo estas faltas y que se pagan muy caro, por lo cual no podemos darnos el lujo de caer en estas trampas.

La timidez

Es la más común, todos pasamos por momentos en los que nos cuesta un montón romper el hielo, aunque hay muchas personas que son realmente tímidas. Los grandes expertos de networking, relaciones públicas, diplomáticos y celebridades, confirman que siempre este primer acercamiento les resulta incómodo, es una condición natural, pero habrá que dejarla en casa, o por lo menos dar ese primer paso, siempre trae recompensas, déjate sorprender.

Imponerse

Obligar a los demás a escucharte, a comprarte, ser muy invasivo, todos somos diferentes y tenemos gustos muy variados. No insistas y trata de proponer otro momento para conversar, intenta disfrutar y sacar información de lo que el resto conversa con tu persona de interés.

Lamentarse y el “Ay pobre de mí”

Quizás este no es tu caso, pero es necesario que te alejes de este tipo de personas. De cualquier forma, te recomiendo que no caigas en la lista negra de aquellos que van por la vida como víctimas. Los líderes exitosos saben la clase de personas que les gustaría tener en su red. ¡Y que reine la alegría y el buen humor! para que conectes de forma genuina.

Noticias desagradables y chistes malos

De muy mal gusto, todos tenemos problemas en la vida, no eres el único, deja el drama y apuesta por conversaciones de interés, agradables, que sumen y aporten valor.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Monopolizar a tu interlocutor

Lo más seguro es que en ese evento, haya muchas personas que quieran conversar con ese referente, esa persona que necesitas para tu proyecto; pero es necesario darle su espacio y la oportunidad a otros. Acércate, dile algo que se grabe en su mente, dile que le escribirás al siguiente, recuerda las claves de la gestión de contactos, y disfruta del placer de conectar y compartir con otros.

Enfocarte en los perfiles más altos

Los referentes y las personas más influyentes se mueven en otros niveles, con formas auténticas de ser y hacer, son personas que aprecian su tiempo y la calidad de cada encuentro. Asegúrate de que sea valiosa ese primer acercamiento, para luego te encuentres con esa persona en otro espacio.

Esperar algo a cambio

Uno de los grandes errores que cometen las personas en los eventos de networking es insistir en la compra o la transacción, no vamos a un evento de networking a cerrar negocios, vamos a abrir relaciones.

Conectar a tus contactos, sin tomar en cuenta la regla GGG

Para conectar personas o compartir la data de tus contactos será necesario que evalúes la situación según la regla de las tres GGG (Good Project – Good Person – Good Timing) y evitar que tu contacto principal se arrepienta de estar en tu red.

Interrumpir en momentos inapropiados

No te arriesgues a ser el inoportuno, observa bien lo que sucede y entra al ruedo en momentos acertados para que te beneficien y te presten atención a lo que te interesa. Hay momentos para todo, y muchas veces te puedes acercar para ayudar o resolver algo y luego a lo tuyo.

Saber ofrecer y saber pedir

Una red de contacto de calidad hace milagros y te puede sorprender con grandes regalos. Un de más consignas preferidas dicen: “Dar – Dar” has sustituido al “Ganar – Ganar” y de esto se trata la vida, si todos estuviéramos dando lo que nos corresponde, lo que nos sobra y aquello que mejor sabemos hacer, todos estuviésemos recibiendo grandes regalos. Siempre y en todos los ámbitos de la vida es necesario aportar valor, ofrecer, colaborar, contribuir, saber hacer favores, pero también saber pedir, en el momento adecuado, saber dar y saber recibir. A los seres humanos nos agradan sentirnos útiles, pero no usados. Si te quedas sin empleo y vas a pedir ayuda a alguien a quien no le has escrito desde hace tres años, muy difícilmente lo haga con entusiasmo, por ello, es tan importante estar activo en el día a día, con pequeñas y grandes acciones para mantenernos presentes en la mente de los demás.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

*La autora es estratega, formadora y conferenciante experta en networking y posicionamiento personal.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.