EFE.- Alemania aumentará la presión sobre los no vacunados en el repunte agresivo de la covid y obligará a inmunizarse a los profesionales de los sectores sensibles, en medio del relevo en el poder entre la canciller saliente Angela Merkel y su probable sucesor, Olaf Scholz.

“Estamos en una situación muy seria”, afirmó Merkel, ante el aumento exponencial de infecciones y tras advertir de que todo ello no sería preciso “si la laguna de vacunaciones no fuera tan grande”, en alusión a la baja tasa de ciudadanos inmunizados -un 67,7 % tiene la pauta completa-.

Los “Länder” reclaman medidas “drásticas”, afirmó el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Hendrik Wüst, tras la reunión de los líderes regionales con Merkel y Scholz. Entre ellas, la vacunación obligatoria para profesionales que estén en contacto con personas vulnerables -sean enfermos o ancianos-

Hasta ahora, el Ejecutivo de Merkel había mantenido que la vacuna sería voluntaria. Deberá ahora elaborar un proyecto de ley para que pueda implantarse esta medida, lo que se espera ocurra antes de diciembre.

Las medidas acordadas en la reunión con los poderes regionales contempla además una serie de restricciones graduales, de implementación a escala territorial pero de acuerdo a parámetros comunes, para quienes no estén vacunados.

La pauta de actuación la marcará la tasa semanal de hospitalizaciones -actualmente, en un 5,1 por 100.00 habitantes-. Si se supera el nivel 3, como ya ocurre en parte del país, implicará que solo vacunados o sanados podrán acceder a bares, restaurantes y otros espacios públicos cerrados.

A partir del nivel 6 se requerirá a éstos que, además, presenten un test negativo y, de cruzarse el umbral del nivel 9, se pasará a medidas drásticas, incluido el cierre de la vida pública.

PROYECTO DE LEY DE LA COALICIÓN VIRTUAL

“Estamos en una situación algo insólita. Pero no importa que sea el Gobierno en funciones o el que se está formando. Tenemos que actuar rápido”, admitió la canciller, quien dejará el cargo con la investidura del socialdemócrata Scholz, prevista para la semana de 6 de diciembre

La cámara baja del Parlamento alemán aprobó precisamente hoy, con los votos de socialdemócratas, verdes y liberales, el nuevo marco legal elaborado por esta coalición aún virtual para combatir la pandemia y cuya ratificación mañana en la cámara alta amenazan con bloquear los conservadores.

Los diputados dieron vía libre a medidas como la obligación de presentar el certificado covid o un test negativo del día en el entorno laboral y el transporte público, además de recomendar el teletrabajo.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Este marco legal debe sustituir la llamada situación epidémica de alcance nacional que permite a los “Länder” introducir restricciones sin la aprobación de los parlamentos y que expirará el próximo 25.

Con su reforma de la ley, la futura coalición de Scholz se propone ofrecer amplias opciones a los estados federados para reaccionar ante la pandemia con la correspondiente seguridad jurídica.

El proyecto de ley, aprobado con 398 votos a favor, 254 en contra y 36 abstenciones, contempla además un catálogo uniforme de posibles restricciones a adoptar según la evolución de la pandemia.

“Hubiera deseado un catálogo más amplio”, admitió Merkel, en su comparecencia posterior con Scholz, en relación a ese paquete que rechazó su grupo conservador.

Con máximos diarios de incidencia y nuevos contagios, los conservadores consideran que es un error no prolongar la situación epidémica de alcance nacional declarada el año pasado.

 Socialdemócratas, liberales y verdes, por su parte, preguntaron al bloque conservador por qué no han hecho uso entonces de este instrumento en las últimas semanas y han permitido que empeore hasta tal punto la situación en Alemania.

ALEMANIA, ANTE SUCESIVOS MÁXIMOS

Alemania volvió a registrar hoy nuevos máximos con 65.371 nuevos contagios con coronavirus en 24 horas y una incidencia acumulada en siete días de 336,9 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes.

En este sentido, todos los partidos -con excepción de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD)- coincidieron en que la salida de la pandemia es la vacuna y llamaron a la población a vacunarse.

La situación en las UCIS empieza a ser dramática, especialmente en algunos “Länder” del este y en Baviera, donde han empezado a trasladarse enfermos a otros estados federados o incluso al extranjero.

La Comisión Permanente de Vacunación (Stiko) de Alemania recomendó este jueves la  dosis de refuerzo contra la covid a todos los mayores de 18 años.

Merkel garantizó que tanto su gobierno como los “Länder” se comprometen a ofrecer esa dosis de refuerzo a los ciudadanos que la deseen, cinco o seis meses después de haber recibido la segunda.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook