La temporada de café 2021- 2022 inició en Honduras el 1 de octubre con la esperanza de que los precios internacionales del aromático se mantengan alrededor de los 185 dólares por quintal, lo que permitiría al principal productor mesoamericano compensar las temporadas pasadas en que el precio llegó a colocarse en 90 dólares por quintal.

Pero existen numerosos retos para los productores: poner mayor énfasis en la calidad del grano, el control de plagas como la roya, contar con mano de obra suficiente para la recolección y dar con los esquemas de financiamiento para modernizar fincas y crecer producciones, enumera el secretario ejecutivo del Consejo Nacional del Café (CONACAFE) en Honduras, Nelson Omar Funez.

Según el índice compuesto de la Organización Internacional del Café (OIC), en la primera mitad de septiembre el promedio del precio más alto alcanzó 170.39 dólares el quintal.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Aunque algunas mezclas oscilaron entre 228.39 dólares y 220.50 dólares por quintal.El director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Café de Honduras (AECH), Miguel Pon, calcula que las exportaciones de la temporada que finalizó en septiembre fueron poco más de 7.5 millones de quintales, lo que equivale a 1,143 millones de dólares (mdd) en divisas.

Honduras es el principal productor y exportador de café en Mesoamérica, el tercero en Latinoamérica, después de Brasil y Colombia, y el quinto en el mundo, tras Brasil, Vietnam, Colombia e Indonesia.

Miguel Pon recuerda que el país ha incrementado su producción y exportaciones, en la última década. “Pasamos de poco más de 3 millones de quintales a casi 9 millones, eso nos coloca en una situación de competen- cia con naciones como Colombia”.

Mientras, Funez refiere que de cada 100 pesos que mueve el sector agrícola, 35 dólares provienen del café. Además considera que “el camino sostenible” para la producción hondureña “es la diferenciación, estabilizar un volumen y un precio promedio de 152 dólares la bolsa”.

A pesar de la pandemia y de los huracanes Eta e Iota, que causaron una pérdida del 8% de la producción, los 7.5 millones de quintales exportados, dan un saldo positivo. La meta es recuperar niveles de 2017, de más de 9 millones de quintales.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La OIC ha señalado que los actuales precios se deben “a la preocupación acerca del suministro que causaron las condiciones climatológicas desfavorables en algunos de los principales países productores”, el aumento del costo del transporte y el trastorno de las corrientes comerciales en Asia debido al Covid-19.

Tanto Nelson Omar Funez como Miguel Pon, coinciden en que uno de los mayores retos en la actual temporada será contar con mano de obra suficiente, pues los precios bajos de otras temporadas y la migración han hecho que el campo carezca de manos suficientes, lo que se ha compensado con trabajadores que llegan de Guatemala y El Salvador.