Reuters.- Los dos principales aspirantes a ser el próximo presidente de Honduras realizaron bulliciosos mítines finales el fin de semana, siete días antes de unas elecciones que podrían poner fin al apoyo diplomático a Taiwán del país centroamericano si gana la candidata de izquierda.

Si la líder en las encuestas, Xiomara Castro, del izquierdista Partido Libre, vence al candidato del gobernante Partido Nacional, Nasry Asfura, y pone fin a los doce años en el poder de esa agrupación, se convertirá también en la primera mujer en gobernar en Honduras.

“Vamos juntos a derrotar la dictadura”, proclamó Castro el domingo ante miles de simpatizantes en el centro de Tegucigalpa, en un guiño a la disputada reelección del mandatario saliente Juan Orlando Hernández en 2017.

Leer también: El café busca impulsar a la economía de Honduras

Castro se presenta con una plataforma anticorrupción y también está a favor de una legalización parcial del aborto y una apertura diplomática hacia China, lo que marcaría un cambio importante respecto al actual abrazo del país a Taiwán frente a Pekín.

“Estamos unidos como oposición para poner un basta ya, basta de tanto latrocinio, de tanta corrupción, de narcotráfico”, afirmó la postulante, quien también ha subrayado la condena del hermano menor de Hernández por cargos de drogas en Estados Unidos a principios de año.

En un recordatorio tácito a la oposición unida que la respalda, la multitud que la arropó también estaba salpicada de banderas blancas y amarillas del partido de su compañero de fórmula, el popular presentador de televisión Salvador Nasralla, segundo en 2017 y que se describe como de centro-derecha.

Castro es la esposa del expresidente Manuel Zelaya, que fue depuesto en un golpe de Estado en 2009, después de que líderes empresariales y militares se aliaran contra él.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El aspirante presidencial Asfura, popular alcalde de la capital durante dos mandatos, celebró su propio mitin final el domingo en un estadio de béisbol, proyectando confianza a pesar de ir por detrás en una reciente encuesta.

“Vamos a crear puestos de trabajo y oportunidades”, señaló. “Vamos a trabajar duro en programas sociales que traigan progreso y desarrollo a todo el país”, añadió.

A diferencia de Castro, Asfura no ha ofrecido una plataforma de campaña pormenorizada.

Una encuesta realizada a principios de mes mostraba a la candidata con una ventaja de 17 puntos, pero algunos analistas siguen esperando una carrera ajustada. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook