A pesar de la pandemia el mercado farmacéutico en Latam creció a dos dígitos en 2020. Con un ambiente más sólido y positivo se espera que la región se consolide como una prioridad para empresas. Bayer, por ejemplo, planea lanzar 60 productos a 2023, una muestra de su innovación, transformación digital y sostenibilidad. 

Desde hace más de un siglo Bayer considera a Latam como una región estratégica. Incluso en algunos países fue la primera farmacéutica instalada. De cara al futuro dicen que su visión es positiva, que el ambiente de acceso a medicamentos es cada vez más maduro y hay más actores pensando en el bienestar de los pacientes, médicos, y en la calidad de la infraestructura.

En palabras de Adib Jacob, presidente de la División Farmacéutica de Bayer en Latinoamérica y Brasil, la empresa se está consolidando en áreas terapéuticas importantes donde aún hay necesidades de innovación. “Para entender el contexto de innovación de Bayer, en los próximos dos años lanzaremos más de 60 productos en la región en diversas áreas. Yo tengo 30 años en la industria y sé lo difícil que es unir la investigación y el desarrollo para llegar a ese volumen de lanzamientos tan masivo en ese periodo, por eso estamos muy optimistas de seguir trayendo innovación para América Latina”, explica el presidente Jacob.

Bayer tiene pensado enfocarse en áreas de importancia de la región como la cardiología, donde es líder en anticoagulantes, y su apuesta es a soluciones innovadora para diabetes, insuficiencia cardiaca, cáncer de próstata, hígado, colorrectal, y más de 20 tipos de tumores. Otra área donde la compañía tiene amplia experiencia, de más de 60 años, es la salud de la mujer, no en vano fue la empresa que desarrolló la primera píldora contraceptiva y ha trabajado a soluciones modernas como los dispositivos intrauterinos hormonales de larga duración.

A dichos lanzamientos, el presidente Jacob le suma oftalmología, donde trabajan en una solución para patologías de la retina que previene la pérdida de visión en pacientes diabéticos y de edad avanzada, nuevos productos para el tratamiento de la hemofilia. Bayer se posiciona en un área de vanguardia, la terapia génica y celular, para encontrar tratamientos que engloban patologías neurodegenerativas, como Parkinson, y enfermedades autoinmunes.

El camino hacia la salud digital

Bayer entendió que en el mundo actual un negocio no se puede transformar de forma separada a lo digital, por lo que desde la División Farmacéutica han contemplado la transformación digital interna y del negocio como su estrategia. “Durante la pandemia usamos competencias digitales que hemos desarrollado en los últimos cinco años con una gran inversión para atender mejor a nuestros clientes -explica Jorge Ancona, presidente de la División Farmacéutica de Bayer en México- en México el último año hemos tenido más de 200.000 interacciones y más de 5.000 eventos virtuales con médicos. La forma de interactuar y cómo estamos en el mercado se ha transformado”.

La transformación del negocio los ha llevado a pensar más allá de los fármacos y vean soluciones novedosas como eCommerce y digital partnerships con emprendedores de Latam para encontrar soluciones digitales que coadyuven a un mejor diagnóstico, tratamiento y seguimiento. Por ejemplo, Bayer tiene una participación importante en OneDrop, una app donde el paciente diabético monitorea sus índices glicémicos y salud en general. También soluciones a los médicos con el portal ‘Universo Médico’ donde encuentran información y apoyo de Bayer en patologías y tratamientos con un clic. Ancona recuerda que esto es solo el principio de la transformación digital.

¿Qué tiene que ver la sostenibilidad?

Según Cristian Meyer, presidente de la División Farmacéutica de Bayer en la región PACA, (países andinos, Centroamérica y el Caribe), necesidades fundamentales como la salud y la nutrición son esenciales para un mundo más sostenible. “Contribuimos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, específicamente con el número dos ‘hambre cero’ y con el tres ‘Salud y bienestar’, estos se reflejan en la visión de la empresa que es: salud para todos, hambre para nadie”, subraya Meyer, y agrega que le apuntan a tres desafíos: impactar 100 millones de agricultores en países de medios y bajos ingresos, ampliar el acceso a servicios de salud a 100 millones de personas; y proporcionarle a 100 millones de mujeres acceso a métodos anticonceptivos al tiempo que se apoyan programas de pedagogía.

Recientemente Bayer invirtió 200 millones de dólares en una nueva planta en Costa Rica donde fabricarán, desde 2024, anticonceptivos reversibles de acción prolongada, que abastecerán a ONGs y organizaciones internacionales encargadas de su distribución mundial.

La innovación como ADN

Innovar en la industria farmacéutica se centra en identificar y desarrollar compuestos para enfermedades que aún no tienen tratamiento. Daniel Londero, presidente de la División Farmacéutica de Bayer en el Cono Sur, revela que la compañía invierte cerca del 16 % de las ventas, y desina unos 16.000 colaboradores, a la investigación y desarrollo. “Actualmente contamos con 50 proyectos en fase de estudio clínico, de esos, casi 40 se están llevando a cabo en Latinoamérica, y se han acelerado gracias a herramientas como Inteligencia Artificial, Machine Learning y robótica”.

En 2015 Bayer creó ‘Leaps’, una división en Leverkusen, Alemania, desde donde realizan inversiones en biotecnología, que en últimas les permite asociarse con el mejor talento disponible del mundo, no solo colaboradores de Bayer, sino con compañías altamente especializadas en áreas específicas y cruciales para las investigaciones. 

“Nos fijamos liderar la revolución de las medicinas disruptivas capaces de curar enfermedades que hasta ahora no lo son, hablamos de terapias que parecerían imposibles, usar las mismas células de las personas para regenerar tejidos, tijeras moleculares que corrigen defectos en el genoma con la precisión con la que se corrige un error tipográfico, curar el cáncer, revertir enfermedades autoinmunes, o la terapia génica, con la que a un paciente con material genético dañado se le puede entregar uno corregido usando un virus como vehículo”, cuenta el presidente Londero.

En definitiva, son tratamientos muy distintos a lo que se piensa cuando se va a una farmacia, y se abre la oportunidad a abordar la causa de enfermedades que se creen incurables, o dejar los tratamientos que se limitan a los síntomas. Lo mejor, es un futuro no muy lejano, Bayer ya tiene siete proyectos en distintas etapas clínicas en enfermedades como Pompe, Parkinson, hemofilia, o insuficiencia cardiaca, y siete más en etapa preclínica que esperan implementar desde la segunda mitad de la década.

Para más información visite: www.bayer.com