EFE.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió este jueves a que en pocos meses su Administración pondrá en marcha un plan nacional de acción contra la violencia de genero, y de actualizar la estrategia para la prevención y la respuesta ante este tipo de violencia.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“Eliminar la violencia contra las mujeres es un objetivo que debemos priorizar en todo lo que hagammos”, “dijo Biden en una declaración con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Biden consideró que la covid-19 trajo consigo una “pandemia en la sombra”, con el aumento de casos de violencia machista en todo el mundo, incluido Estados Unidos.

Dicho aumento, en su opinión, ha exacerbado una crisis ya “arraigada” de derechos humanos.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Además lamentó que las mujeres que están en la vida pública sigan experimentando amenazas, ataques y represalias en las redes y en la vida real.

“Se estima que una de cada tres mujeres sufrirán violencia física, violación o acoso por parte de su pareja en algún punto de sus vidas. Una de tres. Es inaceptable”, dijo Biden, quien también consideró que en muchos de esos casos las mujeres y niñas que los sufren pertenecen a comunidades marginales, son personas de color o del colectivo LGTBQI+ y personas con discapacidades.

Biden señaló que acabar con la violencia de género no sólo es un “imperativo moral” sino también una “estrategia imperativa” para garantizar la igualdad plena.

LEER: La mitad de las mujeres ha sido víctima o testigo de violencia en la pandemia

Por eso prometió que en los próximos meses su Gobierno pondrá en marcha el primer “Plan nacional de Acción para acabar con la violencia de género”, que englobe la ayuda a las víctimas, la prevención y los cambios normativos necesarios para ayudar en ese objetivo.

Además aseguró que pedirá al Consejo de Seguridad Nacional que actualice la Estrategia para la Prevención y respuesta contra la Violencia de Género a nivel nacional y global, que gobierno puso en marcha recientemente, para poder utilizar todas las herramientas de las que dispone la política exterior.

La citada estrategia se aprobó hace tan solo un mes, y cuenta con el compromiso de fortalecer el marco legal contra la violencia machista. Supuso la primera vez que el Gobierno estadounidense se marca una serie de objetivos específicos relacionados con la igualdad en su política nacional e internacional.

La violencia contra mujeres y niñas es una violación grave de los derechos humanos y el derecho de las mujeres a vivir sin violencia está recogido en acuerdos internacionales. En el ámbito mundial, solo el 40 por ciento de las mujeres busca ayuda tras sufrir violencia, lo que obliga a las instituciones a promover políticas de prevención y ayuda.