En la actualidad, la tecnología de la información permite a las organizaciones dirigir una enorme cantidad de operaciones. Motivo por el cual Fluid Attacks,compañía de seguridad de sistemas informáticos, brinda para el conocimiento de los usuarios ciertos tipos de vulnerabilidades conocidas que están siendo habitualmente explotadas. Es importante comprobar diariamente que los sistemas que permiten realizar a los usuarios su trabajo estén actualizados y libres de vulnerabilidades.

Felipe Gómez, LATAM Manager de Fluid Attacks, comentó: “Hay una gran cantidad de vulnerabilidades conocidas de las que los cibercriminales se están aprovechando de forma rutinaria. Por eso es muy importante que las organizaciones se aseguren de contar con una solución para comprobar continuamente si el software que utilizan, especialmente los componentes a los que se puede acceder desde internet o por visitantes o intrusos en su red corporativa, está libre de vulnerabilidades ya conocidas”.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Las empresas suelen estar más expuestas de lo que creen al tener software antiguo. Muchas de ellas no abordan esta problemática lo suficientemente rápido y se convierten en víctimas de ciberataques. A continuación, tres tipos de vulnerabilidades que hoy en día comúnmente son aprovechadas por los atacantes: 

Path traversal: Un componente de software puede ser hackeado si posibilita el acceso a archivos a los que se supone que no se puede acceder. Los atacantes pueden entonces saltarse los límites del software y obtener acceso a funcionalidades o información sensible.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Ejecución remota de código (RCE): Esta vulnerabilidad permite la ejecución remota de comandos en el dispositivo informático de otra persona u organización. Si un componente de software posee este tipo de vulnerabilidad, un atacante interno o externo puede desencadenar acciones inesperadas en los sistemas.

Elevación de privilegios: Por lo general, una configuración errónea permite a los usuarios asignarse, de alguna manera, derechos que no deberían tener. Por ejemplo, un representante de ventas de una compañía podría aprovechar esta vulnerabilidad para dar más recursos o autorizaciones de los que debería en su función.

“Cerrar estas ‘puertas invisibles’ podría contribuir significativamente a la gestión de los riesgos, al ahorro de esfuerzos y dinero, y a la preservación de la buena reputación en las organizaciones. Ser conscientes de estos problemas de seguridad les puede ayudar a evitar ser víctimas de los ya tan frecuentes ataques tipo ransomware, los cuales han aumentado globalmente en un 93% y tienen un impacto a nivel internacional bastante elevado”, agrega Gómez.

Es vital tener en consideración que la ciberseguridad no está enfocada simplemente en un par de cosas que se solucionan de una vez por todas, tiene un espectro bastante amplio. Es por esto que, si bien, como en este caso, se deben tener en consideración los programas informáticos obsoletos por el riesgo que representan, otros componentes de los entornos informático y empresarial también deben ser abordados por las organizaciones como potenciales superficies de ataque.

LEER: Ciberataques en aumento en Centroamérica en 2021