Por: Mario Antonio Pacheco Landavede

Este Domingo se realizan elecciones generales en Honduras, donde se elegirán Presidente, Alcaldes y Diputados, en medio de un ambiente paralizado y una sociedad dividida, pese al gran número de candidatos en contienda, dos de ellos se disputan principalmente el liderazgo del país, por un lado esta la candidata del izquierdista del Partido Libre, Xiomara Castro de Zelaya, esposa del expresidente hondureño, Manuel Zalaya y el candidato del Partido Nacional, Nasry Tito Asfura conocido popularmente como ¨Papi, a la Orden¨ por su característico saludo a su seguidores, Asfura actualmente ostenta el cargo de alcalde de Tegucigalpa, a quien se le atribuye la modernización de la capital con una serie de obras viales realizadas que han mejorado la condiciones de tráfico en la capital.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Algunos analistas aseguran que estas elecciones son claves para el futuro de los hondureños ya que si resultara ganador el Partido Libre, sería la puerta de entrada para el regreso de la izquierda al país, lo que podría representar la implementación de un sistema de gobierno similar a los que han desarrollado presidentes como Daniel Ortega en Nicaragua y Maduro en Venezuela, entre otros que han limitado la democracias en sus países, según Vitor Gonzales de Portugal, diputado español por Salamanca, quien se encuentra en el país centroamericano como observador electoral opina que “Una de las candidatas es la delegada del foro de Sao Paulo y del Castro Comunismo en Honduras y va a traer esos modelos que han fracasados en las naciones otrora prosperas como Venezuela”, además agregó que “Desafortunadamente el uso de la mentira en estos políticos es habitual pero el resultado es el mismo, pobreza, miseria y persecución por parte de unos dirigentes que una vez que llegan al poder se van a quedar ahí y van a deteriorar todas la instituciones democráticas”.

Por otro lado el candidato oficialista aunque sin mayores señalamientos le ha afectado algunas acusaciones contra el actual gobierno, sin embargo el candidato Asfura se ha intentado desmarcar de las acusaciones contra su partido, es más en una entrevista televisiva se le preguntó sobre por qué no había abandonado el Partido Nacional y formar su propio partido a lo cual respondió:  “Es que no tengo por que salirme, es que el problema no son las instituciones son las personas y si habemos personas buenas en ellas vamos a tener una buenas instituciones”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Sobre las propuestas de los dos principales candidatos podemos mencionar que la candidata Xiomara Castro promete refundar Honduras como un “estado socialista democrático” con todo lo que esto pudiera representar, mientras que Nasry Tito Asfura apuesta por un Estado descentralizado, lo que significaría trasladar mas fondos de gobierno a los 298 municipios del país y permitir que los líderes locales sean quienes establezcan las prioridades de sus mismas comunidades y realicen las obras que mas urgen en el todo el territorio, pero en su propuesta aclara que para ello, se mejorarán los procesos de transparencia y rendición de cuentas para mayor control sobre el uso de los fondos  públicos.

LEER: Elecciones pueden poner fin a crisis que Honduras arrastra desde 2009

Otro dato importante sobre estas elecciones es que la Constitución hondureña no prevee una segunda vuelta entre los candidatos más votados, entonces quien más sea votado este domingo, será próximo presidente de Honduras.

Aunque existen dudas de quien resultará ganador, lo que mas intriga a los hondureños es si se repetirá o no los hechos de 2017, donde se registraron protestas violentas por varios días, donde resultaron muchos heridos, destrucción de la propiedad privada al no reconocerse los resultados electorales y generar varios meses de negociación para pacificar al país. El llamado que todos hacen a la sociedad hondureña es que sea cual sea el resultado, lo que más importa, es mantener la calma y la paz en una sociedad que debe sanar las heridas para avanzar en su democracia y el fortalecimiento de sus instituciones.