EFE.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, felicitó este lunes a la candidata del partido Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro, por su “histórica elección” en los comicios presidenciales de Honduras celebradas el domingo.

“En nombre del pueblo nicaragüense y de las mujeres en particular, expresamos nuestra alegría ante esta histórica elección donde una vez más se muestra el carácter noble, luchador y trabajador de las mujeres y familias de esa Honduras fraternal y solidaria”, señaló el mandatario nicaragüense en un mensaje enviado a Castro.

LEER: Xiomara Castro sigue en ruta a ser nueva presidenta electa de Honduras

Ortega, que suscribió la carta junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, expresó que “con mucho respeto y reconocimiento saludamos el avance hacia el triunfo electoral en la querida Honduras, donde ese pueblo hermano vive la esperanza de mejores tiempos”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Al congratular la ruta de triunfos, también incluimos a nuestra Centroamérica, donde debemos continuar fortaleciendo paz y bien, en fraternal unidad para el bien común”, continuó.

Asimismo, Ortega dijo que como parte de la “cercanía y buena vecindad” de Nicaragua con Honduras, seguirán “empeñados en avanzar creando porvenir”.

Castro supera casi por 20 puntos al oficialista Nasry Asfura, del Partido Nacional, según el informe preliminar del Consejo Nacional Electoral (CNE) sobre las elecciones generales del domingo de las que va el 51,45 % escrutado, aunque todavía las autoridades no la han proclamado como ganadora de los comicios.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Ortega, que retornó al poder en 2007 y fue reelegido para un quinto mandato y cuarto consecutivo el pasado 7 de noviembre en unos comicios que no han logrado el reconocimiento del grueso de la comunidad internacional, fue aliado del expresidente Manuel Zelaya, marido de Castro, y depuesto del poder hace 12 años.

Zelaya, esposo de Castro, fue derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía reformas constitucionales que la ley le impedía.

El líder sandinista acogió y respaldó al expresidente hondureño desde que fue detenido y expulsado de su país por los militares hace 12 años.