Reuters.- Un molino de harina líder de Oriente Medio pagó más de 23 millones de dólares en octubre por un cargamento de trigo australiano de alta calidad y ahora está dispuesto a pagar un 10% más por un envío similar, pero no puede sellar un acuerdo porque los exportadores no hallan suficientes suministros del cereal.

El molino es uno de las decenas de importadores mundiales que luchan por hacerse con trigo rico en proteínas, utilizado para hacer pan, fideos y otros productos alimenticios, después de que una serie de problemas recortaran las cosechas y las exportaciones de los grandes países productores.

Los operadores que vendían trigo de alta calidad ahora están tratando de cubrir los suministros a través de fuentes alternativas, mientras que los compradores, preocupados por la seguridad alimentaria, están ayudando a llevar los precios a máximos de varios años.

La última pérdida de producción se produjo en Australia, que está en camino de cosechar un récord de 34.4 millones de toneladas de trigo esta temporada, pero se vio afectada por lluvias tardías que minaron los niveles de proteínas.

Leer también: Semana de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Empresarial-Día 2

“El mercado mundial de trigo ha cambiado drásticamente en las últimas semanas”, dijo un comerciante que envía granos a Oriente Medio y África del Norte, que dependen en gran medida de las compras de los principales exportadores Rusia, Estados Unidos y Australia.

“Si se ha reservado trigo de alta calidad, no se está seguro de lo que se obtenga”.

Como reflejo de las calificaciones de calidad desiguales a medida que termina la temporada de cosecha, el diferencial de precios entre el trigo Australian Standard White (ASW) de menor calidad y el trigo Australian Premium White (APW) se ha ampliado a 47 dólares la tonelada, desde unos 8 a 10 dólares la tonelada en unos pocos meses, dijeron los operadores.

COMPLICACIONES GLOBALES

Las tensiones en el mercado del trigo se están sintiendo en todo el mundo.

El trigo de referencia comercializado en Chicago subió a un máximo de nueve años a fines del mes pasado, mientras que los precios en los puertos de Rusia, el proveedor número uno del mundo, y Australia, generalmente el cuarto exportador más grande, están en máximos históricos.

Los precios mundiales de los alimentos subieron por tercer mes consecutivo en octubre para alcanzar un nuevo máximo de 10 años, liderado por aumentos en los cereales y los aceites vegetales, dijo la agencia de alimentos de la ONU.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Los vertiginosos niveles de precios están alarmando a los compradores que aún sufren el impacto económico de la pandemia de coronavirus, y los costos de flete en máximos de una década agravan su problema.

Muchos grandes molineros de trigo también tienen inventarios más bajos de lo normal después de haber escatimado en compras caras a principios de este año con la esperanza de que la cosecha de trigo de Australia sea abundante y de alta calidad.

Al mismo tiempo, los exportadores clave Rusia, Estados Unidos y Canadá tienen un suministro inferior al normal de trigo de alta calidad debido a un clima adverso.

“Como de costumbre, Rusia está vendiendo trigo con una proteína promedio de 12.0% a 12.5% esta temporada”, dijo Andrey Sizov, director de la consultora agrícola Sovecon.

Sin embargo, se espera que la producción de trigo de Rusia caiga este año y las exportaciones hayan bajado un 34% en lo que va de la temporada comercial 2021/2022.

En Alemania, un importante productor europeo de trigo, los comerciantes dicen que los principales importadores, incluidos Arabia Saudita e Irán, esperaban grandes volúmenes de trigo rico en proteínas de Australia.

“Estos altos suministros están ahora amenazados y los importadores pueden no tener más opción que buscar otras fuentes”, dijo un comerciante alemán.

“Podría haber una pelea con la UE y Rusia, la primera opción seguida por Estados Unidos”, sostuvo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook