Por José Paredes *

La transformación digital educativa está siendo impulsada por el Ministerio de Educación de El Salvador, que ha emprendido una campaña para repartir computadoras portátiles entre los estudiantes de colegios públicos.  La pandemia recrudeció muchas de las condiciones actuales en el país donde las carencias en materia de infraestructura y tecnología afectaron seriamente un sistema educativo poco preparado para afrontar la nueva tendencia de clases virtuales. Así que, como lo hicieron algunos países durante la pandemia, se propusieron revertir la situación equipando tecnológicamente al sector con laptops e iniciando un proceso de transformación digital educativa.

Desde el inicio de las clases virtuales, la mayoría de los estudiantes no han tenido una transición sencilla hacia esta nueva forma de enseñanza y han debido realizar sus actividades escolares a través de dispositivos móviles. Pero lo celulares no son ciertamente la herramienta ideal, pero dado que se tiene una penetración importante en el mercado local, han permitido continuar de alguna manera con el proceso de enseñanza, y marcan pauta hacia una transformación digital educativa.

Esta tendencia se puede observar en el estudio de IDC de Smartphones. El mercado en El Salvador había sido positivo hasta 2019, y aunque con la pandemia, a partir de 2020, se presentó un decrecimiento (debido a los problemas de cierre de fábricas que afectaron las cadenas de suministro e inventarios y por las cuarentenas impuestas en los países), se ha logrado una recuperación del mercado durante el presente año 2021.

Además, según algunas de las encuestas a docentes realizadas por el Ministerio de Educación de El Salvador y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), el 96% de los profesores cuenta con un celular, pero solo el 65% con una computadora; por lo que el recurso más usado para comunicarse con sus estudiantes en la modalidad de clases virtuales es el móvil, según 89% de los encuestados, aunque mencionan que la comunicación no es fluida y que necesitan más recursos informáticos de los cuales apoyarse.

También puede leer El BID y la OEI apuestan por digitalizar la educación en Latinoamérica

El reto de entregar de 1.2 millones de computadoras

Como ya se ha mencionado, los celulares para el aprendizaje no son la herramienta ideal, por ello la necesidad de proveer computadoras a los estudiantes y docentes, rumbo a la transformación digital educativa. Estos equipos cuentan con un sistema operativo para arquitectura x86, software de ofimática, acceso a una plataforma cloud para educación, software de seguridad y rastreo, acceso a una plataforma para la enseñanza y certificación del idioma inglés, e inclusive una línea de asistencia técnica en caso de que se necesite; un combo que debería ayudar al sector educativo, ya no solo durante la pandemia, sino como parte de un programa integral de Transformación Digital educativa.

Acorde con la presidencia del gobierno de El Salvador, se deberían entregar de manera progresiva computadoras para alrededor de 1.2 millones de estudiantes. Dicha tarea no es fácil, sobre todo, con un mercado de cómputo que durante la pandemia ha estado teniendo problemas de disponibilidad de equipos debido a la falta de componentes, los problemas de fabricación y la alta demanda en el mercado regional. A pesar de ello, se ha conseguido comenzar a traer los equipos al país.

De acuerdo con el estudio de IDC de PC Devices, el mercado de computadoras portátiles, impulsado casi en su totalidad por este deal de Educación, ha llegado a crecer un 6880% YoY (year over year) en unidades con respecto al año anterior, e incluso en años anteriores no se había visto que se comprara esta cantidad de equipos. En lo que va de la primera mitad del 2021, se han adquirido alrededor de 155,000 unidades y se espera que el Ministerio de Educación realice más compras en la segunda mitad del año, por lo menos otras 180,000 unidades de las mismas características.

Ciertamente el gobierno parece muy decidido a lograr reducir la brecha digital educativa y con los pasos que están dando se prevé un impacto positivo, aunque quizás tome unos años más para que el país alcance a la totalidad de actores del sector. Ya que, entre otros factores, los problemas de suministros de partes todavía continuarán por un tiempo más retrasando o complicando las compras de cómputo.

También puede leer Crehana, la plataforma que revoluciona a la educación digital

Además, es importante señalar que la transformación digital educativa no solamente consistirá en entregar computadoras; se requiere garantizar una infraestructura de conectividad a internet confiable y rápida, para tener la posibilidad de acceder a todas las plataformas o aplicaciones para el aprendizaje que se piense utilizar.

*Market Research Analyst, Emerging Markets, IDC Latin America

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.