Por Urías Gamarro

Tomás Villamar Rosales, director de compras e importaciones de Grupo Distelsa, que administra las cadenas de Tiendas Max y Tecno Fácil, realizó una evaluación sobre la situación de la cadena de suministros y lo que se puede esperar.

El ejecutivo afirmó en esta entrevista con Prensa Libre que, a pesar de esas circunstancias, en el caso particular de esa compañía, por el momento hay existencia de inventario, pero no puede asegurar lo mismo para inicios del 2022.

¿Cómo hay que evaluar este 2021 respecto al 2020?

Es un año bastante complejo y muy retador, con muchos altibajos en los temas relacionados con la industria de electrodomésticos, en la cual nosotros competimos.

Como es natural, el consumidor se está adaptando a nuevas circunstancias y hábitos. Hemos observado una migración muy alta al trabajo en casa, así como en el sector educativo, para  el que se desarrollan plataformas digitales para atender a los alumnos de manera virtual. Nosotros mantenemos el liderazgo en el manejo de la parte de computadoras y conectividad, que ha estado muy bien.

¿Qué situaciones se han presentado?

Hay una complicación en la cadena de abastecimiento, desde los cierres de las fábricas en 2020 y luego la logística mundial, que han impactado porque es un escenario complicado, pero hemos logrado salir adelante, a pesar de esos obstáculos.

¿Nos podría detallar algunos cambios que han percibido en los consumidores?

Vemos un consumidor más informado, que visita nuestras tiendas o la página web, solicitando productos de alta gama porque se ha dado cuenta de que necesita la mejor herramienta, la computadora más rápida y la de mejor capacidad, porque trata la manera de pasar más tiempo en casa.

Eso implica más actividades en familia, que conlleva la alimentación y entonces se mueve  la parte de electrodomésticos como estufas, congeladores y refrigeradores.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

¿Qué expectativas tienen para el fin de año?

En el caso de Tiendas Max y Tecno Fácil vamos a tener un abastecimiento relativamente bueno, y quizás el mejor en Guatemala en cuanto a los productos que comercializamos. Sí vemos alza en los precios y el consumidor comenzará a notar que son diferentes a los vistos hace un año o hace seis meses porque la cadena de abastecimiento se ha visto afectada y los fletes han subido mucho, hasta tres o cuatro veces más de lo que se pagaba hace un año. Como esta es una empresa importadora, eso es el corazón del negocio.

Pero estamos haciendo los esfuerzos para que a través de varias formas de pago, el consumidor pueda acceder a los mismos productos, sin cuota extra de intereses.

¿Desde cuándo observan esta situación?

Esto comenzó desde junio del 2020 y nosotros contábamos con inventario. Cuando se cerraron las fábricas, en marzo y abril de ese año, estábamos muy bien, pero en junio empezamos a ver esos retos.

Esta compañía trae productos de Asia, México, Panamá, Brasil, Colombia, Estados Unidos y todo se ha visto impactado; nosotros estamos en una región que no es prioritaria para las grandes marcas mundiales y si ellos tienen una sobredemanda, atienden primero a Europa, Estados Unidos, y después comienzan en otras regiones del mundo, como Latinoamérica.

O sea que la crisis en la cadena de suministros acarrea todo un tema logístico y desabastecimiento, afecta el costo del flete, impacta la estructura de costos del producto y, como consecuencia, también afecta negativamente los márgenes.

Por lo tanto, tenemos un inminente incremento en los precios de los productos, pues se habla una inflación a escala global y es una realidad. Nosotros somos agresivos en descuentos, ofertas y promociones en esta época, pero no como en años anteriores.

A escala global hay una complicación en la cadena de abastecimiento, explicó Tomás Villamar Rosales director de compras e importaciones de Grupo Distelsa. (Foto Prensa Libre: Byron García)

¿Pero se descarta el desabastecimiento?

Hoy existe desabastecimiento -a escala global-, pero cada vez se mejora y las empresas están pasando por protocolos de fábricas, materias primas cuya entrega se rezaga, componentes que llegan tarde, etc., y eso provoca atrasos.

Hay cierre de empresas en China o Vietnam, países que están lejos de Guatemala, pero afecta. Y los problemas en los microchips perjudican desde un celular hasta un vehículo, pero estamos cubiertos para atender a los clientes. Estamos bien abastecidos para cubrir a un buen porcentaje.

¿Qué visualizan para los siguientes seis meses?

Creemos que será muy parecido a la situación actual, pues el tema logístico no se resuelve en seis meses o un año. Creemos que pasaremos una buena parte del 2022 afectados por el tema de fletes y logística.

También hay fábricas importantes que están migrando a otras regiones, y eso nos va a beneficiar, pero tendrá que pasar un período de un año para que pueda funcionar. El mundo se dio cuenta de la alta dependencia de Asia y no se quiere tener esa dependencia, por lo que ahí, Latinoamérica viene a jugar un papel importante.

Entonces ¿el consumidor encontrará sus productos en las tiendas?

Totalmente. Si están buscando una computadora, un refrigerador, un celular, si. Pero pudiera estar mejor. ¿Por qué? Porque a eso nos dedicamos y ponemos lo último de tecnología en las manos de los guatemaltecos. Sabemos que hay marcas desabastecidas y hemos lanzado nuevas.

¿La situación es generalizada para los retailers?

Este problema le está pasando factura a todos en la industria que se dedica a los electrodomésticos, línea blanca, televisión, audio, etc. No hay ninguna empresa que no sea afectada por esto.

Es importante mencionar que lo peor ya pasó y ahora solo es la contienda de quién puede tener ese abastecimiento y claramente, nosotros lo tenemos. Tendría que pasar otro cierre a escala mundial para que nosotros dejáramos de recibir esos productos. Vemos el futuro inmediato con preocupación, pero con optimismo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

¿Cuál será el escenario en el 2022?

El consumidor va a seguir viendo los temas de precios y es inminente que notarán ciertas modificaciones en algunos, pero habrá bastantes líneas de productos y opciones. Los hábitos como el teletrabajo se van a mantener y algunas empresas ya se percataron de que pueden trabajar así.

La cadena de suministros aún nos mantiene en un ambiente de incertidumbre. Antes nadie volteaba a ver la cadena de abastecimiento, dónde estaba el producto, los puertos, los tiempos ni las fábricas. Ahora todos son importantes.

En la parte optimista, vamos a consolidar el liderazgo del Grupo Distelsa a través de sus cadenas Tiendas Max y Tecno Fácil con un modelo de expansión para estar más cerca del consumidor.

*En alianza con Prensa Libre