Por César Addario Soljancic*

Un reciente informe del Banco Mundial ha confirmado lo que ya se ha venido evidenciando en las últimas décadas: las remesas familiares, esos envíos de dinero que hacen hacia sus países de origen los ciudadanos que han migrado a otras naciones, continúan oxigenando a las economías latinoamericanas.

Este año, esa cuota de oxígeno constituye además un impulso adicional para la recuperación de las economías de la región, fuertemente golpeadas por la crisis generada por la pandemia del COVID-19, y aún luchando por levantar tanto sus aparatos productivos como sus músculos fiscales.

Segón el Banco Mundial, “se estima que en 2021 las remesas a los países de ingreso bajo y mediano registran un sólido crecimiento del 7.3 % para alcanzar los US$589,000 millones”. Estas cifras superan las previsiones que se tenía anteriormente. De hecho, pese a la crisis global de 2020 por el inicio de la pandemia, las remesas cayeron únicamente un 1.7 %, según detalla la institución multilateral.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

De hecho, en los países de ingreso bajo y medio, el flujo de remesas supera a la inversión extranjera directa (IED) y la asistencia externa para el desarrollo combinadas, de modo que son un pilar para los hogares que con ellas cubren gastos básicos como alimentación, salud y la educación, principalmente en momentos de dificultades económicas.

Michal Rutkowski, director Mundial del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial, destacó durante la presentación del estudio que estos flujos de remesas familiares han sido un complemento fundamental de los programas públicos de transferencia de efectivo para ayudar a las familias que enfrentan dificultades económicas durante la crisis de la COVID-19.

Gobiernos como el de El Salvador optaron por tomar medidas de emergencia como la entrega de bonos en efectivo a las familias de menor ingreso, afectadas por los cierres económicos y las cuarentenas ordenadas para tratar de frenar los contagios en la primera mitad de 2020.  Cientos de miles de salvadoreños recibieron un bono de US$300 que luego ya sido complementado con la entrega periódica de canastas alimentarias a gran parte de la población.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Los flujos de remesas hacia América Latina y el Caribe podrían alcanzar una nueva cifra récord de US$126,000 millones en 2021, un crecimiento del 21.6 % en comparación con 2020. México, el principal receptor de remesas de la región, recibió un 42 % (US$52,700 millones) del total de la región. El Banco Mundial detalla que el valor de las remesas como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) supera al 20 % en varias de las economías más pequeñas, como El Salvador (26.2 %), Honduras (26.6 %), Jamaica (23.6 %) y Guatemala (18 %). Rutkowski ha apuntado que “facilitar los flujos de remesas a fin de brindar alivio a los ajustados presupuestos de los hogares debería ser un componente fundamental de las políticas públicas para propiciar la recuperación mundial tras la pandemia”. Países como El Salvador dan sus propios pasos para ello. En dicho país, el gobierno del presidente Nayib Bukele ha impulsado la implementación del Bitcoin como moneda de curso legal, para facilitar el envío de dinero desde cualquier parte del mundo, pero sobre todo desde los Estados Unidos, donde la cantidad de salvadoreños se acerca a los 3 millones.

*El autor es experto en estrategias de Deuda Soberana de los Mercados Emergentes en América Latina.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.