EFE.- La economía dominicana habrá recuperado para finales de este año la totalidad de los empleos perdidos durante la pandemia de la covid-19, afirmó este miércoles el presidente del país, Luis Abinader.

A raíz del impacto del coronavirus, República Dominicana perdió más de 500.000 puestos de trabajo en 2020. Para mayo pasado se habían recuperado 385.000 empleos.

El mandatario expuso las bondades del país de cara a la inversión extranjera, entre las que destacó el crecimiento de la economía en un 11 %, lo que equivale a crecer a una tasa del 4 % durante la pandemia.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

El país cuenta “con instrumentos de cooperación e incentivos a la actividad económica, que genera empleos”, y constituye “una apuesta segura” para los inversores, dijo Abinader, al participar en un encuentro en la Cámara Americana de Comercio (Amcham).

Además, aludió a las acciones frente al coronavirus, destacando la vacunación completa del 64,8 % de la población objetivo, lo que ha permitido reducir las medidas de distanciamiento social y relanzar la economía, en particular el turismo, principal sector de la economía dominicana.

El presidente explicó que una prioridad inmediata del Gobierno es impulsar la inversión extranjera directa y las exportaciones, y que espera captar 3.000 millones de dólares en inversión extranjera directa (IED), que tuvo una aportación del 30 % por parte de Estados Unidos.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Para potenciar las relaciones con el país norteamericano, República Dominicana impulsa junto a Costa Rica y Panamá la “Alianza para el Desarrollo en Democracia”, con tres áreas de acción: política, cooperación y economía, asuntos que abordarán los presidentes de esos países este fin de semana en una reunión en el norte dominicano.

“El intercambio comercial total con EE.UU. de nuestras tres economías nos colocaría, si fuéramos un solo país, como el tercer socio de Estados Unidos, con más de 86.000 millones de dólares en los últimos dos años y medio. Esto convierte a nuestra alianza en un evento significativo en la región”, destacó el gobernante caribeño.

Abinader aludió, asimismo, a la estabilidad democrática y el respeto a los derechos civiles de la República Dominicana, que contrasta con el actual “contexto de convulsión política, económica, social y cultural para América Latina y el Caribe”.

Citó la medición del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA) de 2020, que indica que el país pasó de ser clasificado como una “democracia débil”, a ser catalogado como una “democracia de desempeño medio” por primera vez desde comienzos de siglo.

Esto, en parte, como consecuencia de la lucha contra la corrupción, que ha colocado a la República Dominicana como el país de la región que más aumentó su puntaje en el Índice de Capacidad para Combatir la Corrupción (CCC), correspondiente a 2021.

El presidente de la Amcham en República Dominicana, Roberto Herrera, coincidió en apuntar las grandes oportunidades de crecimiento que presenta el país “gracias a la estabilidad y predictibilidad que atesora, como demuestran los principales indicadores internacionales”.

LEER: La crisis económica por la covid-19 no acaba para los trabajadores informales