Imaginemos que en el futuro próximo la adquisición de productos y servicios en el sector público latinoamericano ocurra desde plataformas tecnológicas que aseguren la colaboración, rendición de cuentas y transparencia. Esto no está alejado de la realidad,  pues ahora ya  es posible pasar del papel al contrato digital mediante soluciones de blockchain.

En términos sencillos, la cadena de bloques (blockchain) es una tecnología distribuida que permite una administración segura de datos compartidos, así como almacenar información que no se podrá modificar o extraviar, gracias a que los registros son inalterables, encriptados y vinculados entre sí. Esto brinda confianza y transparencia a los diferentes socios de negocio.

En los últimos cinco años, sectores como el financiero, asegurador, retail y farmacéutico, entre otros, decidieron implementar aplicaciones de blockchain para gestionar de manera segura y transparente sus procesos, sin comprometer la seguridad y administración de la información, además de eliminar riesgos (falsificación, fraude o ineficiencias operativas). 

También puede leer Mastercard lanza nueva edición del programa Start Path enfocado en startups de criptomoneda y blockchain

La consultora Gartner estima que el blockchain podría generar un mercado con un valor de hasta 3,100 millones de dólares para 2030. La mitad de ese valor se alcanzaría para 2025 con aplicaciones diseñadas para la mejora operativa. 

Entre los usos más comunes de blockchain están los contratos inteligentes o smart contracts, que se ejecutan y se hacen válidos por sí mismos, además de no estar sujetos a la interpretación personal, son asequibles y las transacciones se realizan sin necesidad de terceros o intermediarios.

Los contratos inteligentes, basados en su mayoría en blockchain, cuentan con códigos informáticos o scripts que no se pueden cambiar una vez establecidos; sólo quien tenga la llave, puede acceder al documento digital. 

En América Latina ya existen programas piloto basados en smart contracts en el área legal; uno de ellos está en Argentina, donde un grupo de abogados de La Plata creó un ecosistema de contratos inteligentes para servicios de freelance. 

También puede leer De esta forma el blockchain empodera a las mujeres latinoamericanas

Además, el Banco Central de Argentina implementó una solución basada en blockchain para manejar reclamos de débito de cuenta directa hechos por clientes con trazabilidad punto a punto.

Sin duda, en un futuro cercano, seremos testigos de un impacto mayor de los contratos inteligentes, ya que la idea de realizarlos (arrendamientos, solicitud de créditos, transacciones hipotecarias, compra-venta de automóviles, entre otros) vía cadena de bloques y sin intermediarios, resulta más atractiva, menos costosa, más confiable y, sin duda, más ágil y segura.

Twitter: @Esther_Riveroll

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.