Una de las mayores lecciones de la pandemia es que la transformación digital no solo exige tecnología, sino también cambios en procesos; donde la formación de personas y la cultura organizacional pueden llegar a ser más relevantes que los cambios tecnológicos en sí.

En el 2021 se disminuyó la brecha de conectividad en Latinoamérica, muchas empresas estuvieron obligadas a replantear sus operaciones, aparecieron retos de seguridad, de uso de la nube híbrida y automatizaciones. Se empezaron a adoptar estrategias basadas en aplicaciones nativas de nube, Inteligencia Artificial, y a entregar servicios, a nuevos mercados, que fueran innovadores y facilitaran la vida de las personas.

En este escenario de incertidumbre y cambio, seguirle el paso al mercado empujó a las empresas a aprovechar las tendencias tecnológicas y las herramientas colaborativas propias de organizaciones abiertas. Además, ninguna de estas innovaciones realmente tiene valor si no se profundiza en la formación del talento, no solo en lo técnico, sino en lo humano. Compañías como Red Hat van a seguir siendo facilitadores de cambio hacia la innovación con proyectos Open Source y en construcción de comunidad.

Para Martha Ardila, directora regional de Ventas en Centroamérica y El Caribe para Red Hat, uno de los retos es el déficit de talento. “Hoy más países reconocen que las personas son tan importantes para la transformación digital como la tecnología en sí. La capacitación en habilidades técnicas y relaciones interpersonales deben ser prioridad de inversión para el 2022. Por ejemplo, una de las grandes restricciones de Centroamérica para crecer es la capacitación de capital humano en adopción, creación e implementación de soluciones, y si las organizaciones no trabajan en superarlo, el éxito de la transformación y el crecimiento económico va a ser a un ritmo menor de lo esperado”.

¿Qué dice el Informe Global Tech Outlook 2022 de Red Hat?

En este se encuestó a más de 1.300 líderes de tecnología en el mundo con empresas que tienen ingresos superiores a 100 millones de dólares. En él se revisan cómo van sus procesos de transformación y sus prioridades de inversión en tecnología. El resultado mostró áreas clave en las cuáles trabajar: Transformación Digital, Nube Hibrida, Seguridad, Automatización, Inteligencia Artificial y Formación de Personas. Conozca el informe completo aquí: https://www.redhat.com/en/resources/2022-global-tech-outlook-overview

“La primera es la transformación digital, que continúa a buen ritmo, aproximadamente la mitad de las empresas que no tenían planes, o con proyectos estancados en 2020, avanzaron con sus iniciativas de transformación -explica la directora Ardila- La segunda es que las estrategias de nube híbrida siguen dominando, el 18 % de las compañías están estableciendo la estrategia, mientras que un 30 % ya la está implementando. La tercera es la seguridad. Más del 46 % de los encuestados dicen que es una prioridad para los líderes de TI y eso se mantendrá en 2022”.

La cuarta área es la automatización avanzada que, al igual que la seguridad, también fue la máxima prioridad en 2021, y en 2022 seguirá siéndolo, pero se desplaza un poco por la importancia de la nube híbrida. La quinta es que la Inteligencia Artificial, el aprendizaje automático y el Internet de las Cosas continúan dominando la planificación de las tecnologías emergentes. Y la sexta es la formación técnica y las habilidades interpersonales, esta será la prioridad más importante en 2022.

Tecnologías para la vanguardia y la tendencia

La directora Ardila explica que para estar a la vanguardia hay tres aspectos a considerar: desde la perspectiva de inversión, las tecnologías de gestión e infraestructura de nube, incluyendo tecnologías de contendores; las cuáles continúan como prioridades del 2022. La seguridad de la nube e integración de datos son fundamentales, así como la automatización de procesos para optimizar la infraestructura de TI que será heredada.

“Las tendencias serán Inteligencia Artificial, Big Data, analítica de datos, y la modernización de las aplicaciones tradicionales que requieren infraestructura de despliegue flexible, escalable y eficiente. Todas amparadas en la multinube híbrida, ahí Red Hat es el líder indiscutible de sistemas operativos y plataformas. Por ejemplo, con soluciones como Red Hat Enterprise Linux y Red Hat Openshift”.

En pocas palabras la multinube híbrida permite gestionar varias nubes, que pueden ser públicas como Azure, AWS, IBM Cloud, Google, en conjunto con nubes privadas. Y permite capacidades como velocidad, flexibilidad, agilidad, seguridad, portabilidad y apertura. Según la directora se espera que el próximo año se creen más de 30 millones de nuevas aplicaciones empresariales por desarrolladores latinoamericanos, y el despliegue de hardware y software para ejecutarlas se va a influenciar por la capacidad para gestionar de manera eficiente la nube híbrida.

El panorama regional que se viene

Lo que típicamente se le pide a las empresas es que sean competitivas y rentables, pero además deben trabajar en innovación. En el corto plazo se debe orientar a que cualquier colaborador, sin importar su rol en la organización, participe, proponga y experimente en una cultura menos vertical y más abierta, idealmente con un software empresarial abierto enfocado en las diversidad de las personas. Los líderes deben cambiar la forma de ver la innovación, valorar la diferencia, gestionar en vez de reprimir, generar un ambiente educativo en línea donde se capacite, no solo a las áreas de TI, sino a toda la compañía para que las áreas contribuyan de forma constante y abierta.

“Las empresas deben revisar sus estrategias, ver si funcionan, si llegan al mercado que quieren o si siguen en los mismos, que incluso pueden estar desapareciendo; si las formas de adquirir clientes son las mismas o no están llegando a ciertos segmentos.  Es necesario que las áreas de tecnología dejen de ser un Business Support y se conviertan en Business Partner. La transformación digital ha impulsado este cambio, donde el fin es que generemos capacidades para innovar a partir de la tecnología disponible”, resalta la directora Ardila, quien agrega que también hay que pensar en iniciativas de negocio desde esas capacidades y dejar atrás la idea limitante de ser únicamente áreas de soporte al negocio; esa mirada permitirá tomar ventaja del mercado.

El próximo año el objetivo de la empresa es consolidarse como el principal habilitador de nube híbrida, fortalecer alianzas con los principales hyperscalers como AWS o Microsoft, robusteciendo  las plataformas para darle al cliente una experiencia homogénea de despliegue sin importar la infraestructura, y trabajando para que los proyectos de modernización de aplicaciones con código abierto de las empresas lleguen a la madurez tecnológica que abra nuevos mercados y clientes.

“En Red Hat no nos limitamos a vender tecnología, primero acompañamos a las compañías a tomar ese conocimiento y hacerlo propio, para que no solo tengan un proceso de adopción cultural por el departamento de tecnología, sino por toda la organización, y eso seguirá siendo nuestro diferencial como empresa”, finaliza la directora.

Conozca más de estas soluciones en: www.redhat.com/es