EFE.- El suministro de las vacunas contra la covid-19 está demostrando ser el talón de aquiles de la vacunación en América Latina y el Caribe, donde solo un 45% de la población ha completado la pauta de dos dosis que permite la inmunización casi completa.

En promedio, la región ha recibido suficientes vacunas para inmunizar más que completamente a su población, pero existe una gran brecha entre las vacunas que se han comprado o asegurado previamente y las que se han entregado a los países, advierte un informe dado a conocer este martes por parte del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD).

Agrega que en esta región, del total de dosis aseguradas por los países, solo se ha recibido el 64%.

De acuerdo con el informe del director para América Latina y el Caribe del PNUD, Luis F. López Calva, el retraso en la entrega de las vacunas se debe a la limitada capacidad de producción de los laboratorios a escala mundial, pero también está relacionado con el poder adquisitivo y negociador del país.

Leer también: La OMS advierte que variante ómicron se expande a un ritmo nunca visto antes

El informe utiliza datos del Grupo de Trabajo de Líderes Multilaterales sobre la covid-19 para analizar las limitaciones que enfrentan los países para vacunar a sus poblaciones.

Indica que en los países de ingresos altos de todo el mundo, el número medio de dosis aseguradas representa el 471% de la población total, mientras que las vacunas recibidas son suficientes para vacunar a cerca del 90% con dos dosis.

En comparación, en América Latina y el Caribe, las dosis aseguradas representan el 225% de la población total, mientras que las vacunas recibidas son suficientes para inocular solo al 64% con dos dosis.

Y dentro de toda la región hay grandes disparidades: por ejemplo, Haití ha recibido vacunas para inmunizar solo al 1% de su población.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

López Calva destaca que, tras recibir las vacunas, a los países latinoamericanos y caribeños les ha ido “bastante bien” a la hora de inocular a sus poblaciones: 16 naciones ya han administrado el 80% o más de las dosis, y 10 de ellos están por encima del 90 por ciento.

“En otras palabras, la imagen tomada en este momento de la pandemia indica que el desafío logístico de inocular a la población se concentra solo en unos pocos países”, advierte además López Calva.

De acuerdo con López Cava, “es fundamental” que los países con excedentes de vacunas las compartan, así como ampliar la capacidad de su producción “ya que este sigue siendo el principal cuello de botella en el proceso de vacunación”.

“Desde una perspectiva de equidad, es problemático que los países que han precomprado las menores dosis sean los que sufren los mayores retrasos en su entrega. Es necesaria una mayor transparencia tanto en el coste como en los criterios de entrega”, afirmó en el informe.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook