EFE.- Un proyecto impulsado por la organización internacional Rikolto está preparando a jóvenes agricultores de Centroamérica para liderar el futuro del cacao centroamericano, a través de la modernización de métodos de producción y capacitación, informaron este miércoles sus promotores.

La iniciativa, que se inició en 2017, comprende dos líneas de acción: la compra de cacao producido por jóvenes, y la formación de agricultores centroamericanos, señaló Rikolto en Nicaragua, que promueve ese proyecto en alianza con el equipo Rikolto en Bélgica, la Cadena de Supermercados de Bélgica Colruyt y la cooperativa nicaragüense La Campesina.

La Cadena de Supermercados Colruyt empezó la compra de cacao a la cooperativa La Campesina con el fin de estimular la participación de más jóvenes como miembros activos en esa organización, explicó el gerente de sostenibilidad de Colruyt en Bélgica, Karen Janssens.

Y en paralelo se desarrolló un programa educativo para garantizar que, en promedio, 100 jóvenes hijos e hijas de agricultores de cacao se profesionalizaran en toda la cadena de cacao, desde la producción hasta la comercialización, puntualizó.

Leer también: El empresario y líder digital que abre las puertas a Times Square

De esa forma surgieron diplomados para jóvenes en la producción de cacao bajo sistemas agroforestales, indicó.

Janssens afirmó que a raíz de ese proyecto ha aumentado el número de jóvenes productores de cacao, así como la producción.

PROMUEVEN SISTEMAS AGROFORESTALES

El último diplomado sobre “Producción de Cacao bajo Sistemas Agroforestales”, en el que participaron 28 agricultores de las cooperativas Ríos de Agua Viva y La Campesina, de Nicaragua, y organizaciones de productoras de Honduras, El Salvador y Guatemala, estuvo dirigido a modernizar los métodos de producción del cultivo, garantizando la rentabilidad para los jóvenes y un modelo sostenible con el medio ambiente.

Los sistemas agroforestales en cacao son modelos de producción que podrían facilitarle a los productores más ingresos, debido a que se asocia el cacao con otros cultivos, que podrían ser comercializados, además de generar más productos alimenticios de consumo familiar, según Rikolto.

Asimismo, permiten recuperar los ecosistemas donde se cultiva cacao, y minimizar el impacto a la flora y la fauna, destacó.

Durante un mes los jóvenes fueron capacitados en la cadena de valor botánica y agroecológica del cacao, genética y propagación del cacao, diseño y establecimientos de sistemas agroforestales mejorados del cacao, investigación aplicada en cacao en sistemas agroforestales, administración de fincas y comercialización, y manejo poscosecha del cacao y su certificación.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El objetivo con esos diplomados, según sus promotores, es reforzar la modernización de los métodos de producción del cultivo; así como el de promover la transferencia de tecnología, innovaciones y el relevo generacional, bajo un modelo amigable con el medio ambiente.

“En la economía de mi familia, la producción de cacao genera el ingreso más importante que tenemos”, dijo Nayeli Larios, una joven productora de Nicaragua que participó en los cursos que se ofrecen de forma presencial.

El último curso fue acompañado por especialistas en fermentación y post cosecha de la empresa suiza Chocolats Halba.

 El objetivo final de este proyecto, según sus promotores, es que los jóvenes cacaoteros se preparen para liderar el desarrollo sostenible del sector cacaotero centroamericano y desarrollen cadenas alimentarias a prueba de futuro.

Además puedan diversificar sus ingresos, fortalezcan las capacidades de las organizaciones de agricultores en sus comunidades y enfrenten el cambio climático.

El cacao es un producto con historia para los pueblos centroamericanos, donde, en algún punto, se convirtió en un producto tan valioso que se utilizaba como moneda de cambio para artículos del día a día.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook