EFE.- El presidente de la Fundación Euroamérica, Ramón Jáuregui, aseguró hoy que “América Latina está viviendo probablemente uno de los momentos más críticos de su historia” a causa de las “inestabilidades políticas” que sufre la región, el estancamiento de sus economías y la crisis sanitaria.

Jáuregui destacó también la importancia de estrechar las relaciones entre Europa y Latinoamérica durante el XII seminario internacional Unión Europea-América Latina sobre el contexto actual y las perspectivas de futuro entre las dos regiones, celebrado en la Casa de América de Madrid.

Al respecto, el secretario ejecutivo adjunto de la CEPAL, Mario Cimoli, insistió en que los indicadores de desigualdad y pobreza seguirán aumentando, pese a que “América Latina se va a recuperar”, en la medida en que las previsiones de crecimiento económico de los países de la zona rondan “el 8 y el 9 %”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sobre las relaciones entre la UE y Latinoamérica, la directora para América Latina y el Caribe en la Comisión Europea, Jolita Butkeviciene, apuntó como principales áreas de convergencia “el tema verde” y la “alianza digital”.

Insistió en que la “principal misión, desde la cooperación, es ayudar a reforzar la dimensión política de la asociación natural histórica existente” entre ambas zonas.

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Cooperación de Portugal, Francisco André, precisó que la relación de su país con América Latina no se reduce a Brasil, sino que también se extiende a otros lugares como Colombia, uno de los principales países de habla no portuguesa receptores de sus inversiones.

A su vez, el jefe de la División de América Latina y Caribe del Ministerio alemán de Cooperación Económica y Desarrollo, Franz Marré, explicó que “los dos lados tienen grandes intereses” en que el acuerdo UE-Mercosur se materialice porque supondrá la llegada de nuevos puestos de trabajo y el aumento del comercio y crecimiento económico.

“Nosotros vemos América Latina como una región muy decisiva para frenar el cambio climático y para proteger la diversidad mundial”, apuntó.

Sin embargo, Marré señaló como uno de los principales puntos en contra, a la hora de ratificar el acuerdo, la heterogeneidad política existente en la región, en tanto que dificulta “ir más allá de las cooperaciones bilaterales”.

“Tenemos un movimiento social muy fuerte que pide sanciones para (salvaguardar) la protección de los bosques, de los derechos humanos de los trabajadores y de los grupos indígenas que, hasta ahora, no son parte del acuerdo del Mercosur”, agregó el responsable alemán.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Ese acuerdo, firmado en 2019 tras 20 años de negociaciones, aún no ha entrado en vigor por la falta de ratificación de todos los Estados que forman parte de ambas organizaciones.