EFE.- Wall Street cerró con perdidas la semana marcada por los temores por la expansión de la variante ómicron del coronavirus y los nuevos datos sobre la inflación que parecen haber eclipsado el optimismo ante el anuncio de la Reserva Federal de EE.UU. de acelerar la retirada de estímulos ante la “fortaleza” de la economía.

En el acumulado semanal el Dow Jones perdía un 1,68 %, el S&P 500 se dejaba un 1,93 % y el Nasdaq retrocedía un 2,95 %.

Las principales plazas europeas han registrado pérdidas arrastradas por Wall Street: París ha perdido el 0,93 %; el índice Euro Stoxx 50 el 0,9 %; Fráncfort el 0,59 %; Madrid el 0,58 %; Milán el 0,41 % y Londres el 0,3 %.

En la volatilidad vivida esta semana en el parqué han entrado numerosos factores en juego, desde el avance la política monetaria de la Fed de los próximos meses, hasta el avance de los contagios de la covid-19, pasando por la inflación y la salud de la economía.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La tasa interanual de inflación de noviembre subió hasta el 6,8 % -seis décimas por encima de la de octubre-, lo que supone el registro más alto de los precios de consumo en 39 años.

El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Jerome Powell, admitió este miércoles que la inflación en el país ya es “generalizada” en todos los sectores, y pronosticó que seguirá por encima del objetivo de la institución del 2 % “hasta bien entrado 2022”.

Sin embargo, la Fed dejó sin cambios los tipos de interés en el rango de entre 0 % y 0,25 % y volvió a defender mantenerlos en este rango, al menos, hasta que finalice el programa de estímulos, previsiblemente en marzo.

En este sentido, confirmó que acelerará la reducción de su programa de compra de bonos, el estímulo económico que puso en marcha ante la crisis provocada por la covid-19, medida que pretende también reducir la inflación.

El anuncio del banco central desató un optimismo generalizado el miércoles que se tradujo en una subida momentánea de las acciones, pero volvieron a caer el jueves y el viernes.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Según los analistas, tras unos primeros momentos de alborozo, los inversores comenzaron a mostrar su preocupación por el impacto que estas medidas puedan tener en el crecimiento económico o en la reducción de la rampante inflación.

“A medida que la Reserva Federal se vuelve más agresiva y aumentan las expectativas de que los tipos de interés sean más altos, los inversores están reduciendo la exposición a las acciones” de las tecnológicas de crecimiento acelerado, dijo el estratega jefe de inversiones de The Leuthold Group, Jim Paulsen, citado por el canal CNBC.

Además, el miedo a que siga subiendo la inflación sigue pesando en los ánimos del mercado.

“El principal temor subyacente en el mercado es la inflación”, dijo el jefe de inversiones del CIBC Private Weath, David Donabedian, quien, citado por el diario The Wall Street Journal, apuntó que el banco central quizá necesita acelerar la subida de las tasas de interés, si la inflación sigue su camino ascendente.

En el mercado de deuda, la variante ómicron también ha hecho mella en el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, que después de haber escalado la semana pasada el 1,46 %, este viernes cayó hasta el 1,4 %, por la volatilidad del mercado.

Una volatilidad que, sin embargo favoreció al oro, uno de los considerados valores refugio, y que esta es la primera semana en cinco que cierra con ganancias

“Creo que los inversores y los mercados están muy centrados en la política de la Fed, pero la covid sigue siendo la historia más importante de la economía mundial”, aseguró a CNBC el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams

En el mercado de petróleo, el barril de Texas, tras despedir su mejor semana desde agosto con una revalorización del 8 %, cerró esta con una pérdida acumulada del 1,13 %, arrastrado también por los temores del virus y su potencial impacto en la demanda de combustible.

LEER: Ciudad de México mantiene contagios a la baja pese a presencia de ómicron