La muerte de Fernando Xavier de Casta, actor infantil protagonista de la película Plaza Catedral, cimbró hasta la médula a su director y guionista, Abner Benaim. La noticia llegó a sus oídos un año después de haber concluido el rodaje en el que Fernando interpretó a un niño que vivía en un peligro constante.

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

“Una de las coas más raras es que la película ya trataba sobre ese tema, su personaje estaba en peligro. Lo que pasó fue como si la realidad estuviera contemplando la película de una manera inimaginable; y sí, la realidad vino a completar la cinta de la peor manera”, revela el cineasta en exclusiva a Forbes Life

En Plaza Catedral, Fernando da vida a ‘Chief’ un niño que vive en un entorno complejo que remite al instante al padecido por millones de menores de edad en Latinoamérica. Como parte del proceso de construcción del personaje, Abner conversó con una trabajadora social a fin de asegurarse de no exagerar los matices de su protagonista: un niño de 13 años que enfrentaba una suerte de Apocalipsis cotidiano para subsistir.

Las respuestas de la trabajadora social sólo agregaron capas de complejidad al personaje y confirmaron una certeza que acompaña al cineasta desde hace mucho tiempo atrás. “La vida vino a decirnos: estás hablando de un tema, sí, pero mira lo que no te podías imaginar”. El silencio reflexivo que sigue a su respuesta delata, quizás, la llegada de memorias muy personales; la charla se interrumpe por un momento.


Protagonistas, Fernando Xavier de Casta (Premio al Mejor Actor) e Ilse Salas (Premio a Mejor Actriz). Foto: Plaza Catedral.

Abner retoma el hilo de la conversación para destacar un pronunciamiento de su película: el repudio a la violencia juvenil: “Lo que pasa en nuestra sociedad es responsabilidad de todos, y ( no debemos pensar ) que esto no nos afecta por no vivir en uno de esos barrios marginales. Tenemos que hacer algo al respecto”. 

Alicia en el caso antiguo 

Plaza Catedral es la selección de Panamá de cara al Oscar 2022. El filme se presentó al público por primera vez en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, celebrado en México. Ahí cosechó dos galardones que dan cuenta de las credenciales del filme y de la calidad interpretativa de sus protagonistas, Fernando Xavier de Casta (Premio al Mejor Actor) e Ilse Salas (Premio a Mejor Actriz). 

La actriz mexicana se unió al universo ficticio creado por Abner para interpretar a Alicia, una mujer que sufre la muerte de su hijo y que vive como autómata, pues con su pérdida a cuestas, la vida pierde sentido. 

También puedes leer:

Amalgama’: La reflexión sobre el dolor de Carlos Cuarón

Al preguntar al panameño cómo fue trabajar con Ilse Salas, su emoción se anticipa a sus palabras: “Para mí es un privilegio trabajar con una actriz como ella. Es el sueño de un directos trabajar con alguien con quien uno llega al set sabiendo lo que va a entregar. El nivel de la conversación era muy elevado, lo único por hacer era hablar de los detalles finos y profundos, tanto del personaje como de la historia. Sus instintos son muy buenos, son de una persona que entiende muy bien el drama y que sabe expresarlo. Trabajar con ella es simplemente un lujo”. 

Foto: Plaza Catedral.

El personaje encarnado por la actriz mexicana es el de una extranjera que vive en el Casco Antiguo de Panamá. Ahí conoce a ‘Chief’, papel que interpreta en su debut cinematográfico Fernando Xavier de Casta. Ante la llegada de una situación límite que los involucra a ambos, la mujer responde con sus actos a una pregunta para la cual ni siquiera el cineasta tiene respuesta: ¿hasta dónde llegarías por ayudar a un extraño? 

Su carácter de extranjera, aunado al drama interno vivido por la muerte de su hijo, es fundamental en la ruta que habrá de seguir la historia, como confirma el director del filme: “Las normas sociales y lo que se supone que debes hacer dicta mucho el cómo uno actúa. Porque a veces uno tiene un instinto y la sociedad dice no, eso no se hace así. Y entonces, uno va contra su instinto. Pero cuando se está en un lugar en donde uno no sabe los códigos de la cultura, puedes actuar más como tú piensas; esa es la verdad”. 

Descubre:

‘Los enviados’, la apuesta de Paramount+ para conquistar Latinoamérica

‘Disclaimer’: todos los detalles de la serie de Alfonso Cuarón para Apple TV+

El momento del istmo 

La trama de Plaza Catedral se desarrolla en dos mundos diametralmente opuestos que confluyen a medida que Alicia y ‘Chief’ se cruzan en el camino: uno de ellos, al que pertenece Alicia: mundo lleno de rascacielos que rompen el firmamento para dotar a la capital panameña de un aura internacional futurista: el otro, donde sobrevive ‘Chief’, luce como caldo de cultivo de escenarios opresivos donde la miseria converge con el peligro y hace difícil hasta respirar. Tal contratase de atmósferas se mantiene presente a lo largo de la historia e induce a la audiencia a realizar una nueva reflexión compartida con el cineasta panameño: esa situación tiene que cambiar

A la pregunta concreta de si ve al cine como una herramienta de acción social para generar un cambio, el director reconoce el poder que puede tener una obra artística en la percepción de las personas, lo cual, estima, puede ser el inicio de mejorías. “Yo creo que no sólo el cine, sino las artes en general pueden tener una función de iluminar algo que está en las sombras o que está en silencio. Y creo que esos pequeños cambios de percepción que puede lograr una película nos hacen conscientes de cosas que antes no advertíamos; en este caso, del tema social. A mí me parece que son pequeños dientes en un engranaje que pueden llevar al cambio”. 

La voz de Abner cobra notoriedad a la luz de su trayectoria, que incluye documentales y películas de ficción que se suman a la obra de otros cineastas de la región, quienes de la mano de temas sociales hacen voltear los ojos del mundo hacia el istmo para ver las historias que sus creadores tienen que mostrar; muchas de ellas, capaces de tocar fibras sensibles en la audiencia del planeta entero y de inducir a una anhelada reflexión colectiva. 

Foto: Plaza Catedral.

Este es el momento que nos toca”, afirma sobre la relevancia creciente que adquiera el cine hecho en Centroamérica en el contexto internacional. También explora los detonadores de este hecho. “Esa voz ya estaba ahí, pero no tenía la capacidad de convertirse en obras de cine. Yo creo que es un poco como un elástico que estaba estirado al máximo y que ahora se soltó. ¿Y por qué ahora? es difícil saberlo, pero mi instinto me dice que llegó el momento en que suficiente gente puede salir de sus países, tomar una mirada externa y volver”. 

Una última pregunta cierra la conversación virtual sostenida con el panameño radicado en Israel: ¿Dónde surge la inspiración? Y así responde: “Me llaman la atención las cosas fuera de lugar, los silencios incómodos, las situaciones que no se hablan de tabúes. Quizás en mi vida más personal no soy tanto de romper tabúes y mantengo más silencio, pero en mi obra me gusta ser el que habla las cosas que no se hablan“.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

También te puede interesar