Alrededor de 20,000 mdd es el presupuesto que el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), otorgará al nuevo financiamiento de la Región; el monto total es el segundo más alto en la historia del BID y de BID Invest, y está ayudando a los países a abordar el COVID-19, fortalecer las cadenas de suministro, invertir en digitalización, construir resiliencia contra el cambio climático, reducir la desigualdad de género y ayudar a las pequeñas empresas a crear empleos.

BID Invest espera otorgará 5,500 mdd en compromisos y una cifra récord de 2,800 mdd en movilizaciones. Esto representa una coincidencia dólar por dólar en el financiamiento a largo plazo cerrado por cuenta propia, que es un 50% más que el año pasado.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y su brazo del sector privado, BID Invest, esperan cerrar el año 2021 con una cifra de 19,500 mdd en financiamiento nuevo para América Latina y el Caribe, al haber ayudado a los países a recuperarse de la pandemia y dar paso a una era de crecimiento sostenible e inclusivo.

Este préstamo es el segundo total anual más alto en la historia del BID y de BID Invest, y ayuda a los países a invertir distintas prioridades, desde la atención sanitaria de la era del COVID-19 y la digitalización hasta la acción contra el cambio climático, las cadenas de suministro y la educación.

La financiación también ayudará a reducir la desigualdad de género, ampliar los ecosistemas empresariales, y empoderar a las pequeñas y medianas empresas, que representan más de dos tercios de los empleos de la región.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La combinación de las aprobaciones de préstamos del BID (14.000 mdd), los compromisos financieros previstos de BID Invest (5,500 mdd) y las movilizaciones del sector privado (2,800 mdd) alcanzan un total de 22,300 mdd.

Mauricio Claver-Carone, presidente del BID añade: “Este año hemos demostrado cómo un BID del siglo XXI puede empoderar a los países para superar retos inimaginables y dar paso a una nueva década de prosperidad. Lo hicimos escuchando atentamente a nuestros clientes y países miembros, y aprovechando nuestro capital humano excepcional para crear financiamiento innovador y alianzas con el sector privado que acelerarán la recuperación de la región”.

“La pandemia creó desafíos sin precedentes, pero también abrió oportunidades históricas para que América Latina y el Caribe crezca, especialmente en áreas que incluyen la digitalización, el nearshoring y las cadenas de suministro; y estamos orgullosos de enfocarnos en ayudar a los países a aprovechar esas oportunidades”, agrega Claver-Carone.

América Latina y el Caribe es la región más afectada por la pandemia. Representa alrededor del 8% de la población mundial y ha sufrido casi un tercio de todas las muertes debido al COVID-19, más de 1,5 millones de personas. La región también continúa enfrentándose a una gran desigualdad, y a graves problemas económicos y sociales.

LEER: Xiomara Castro es declarada presidenta electa de Honduras