Por Luis Goncalves

El 2020 presentó al mundo un conjunto de desafíos sin precedentes. Después de 18 meses de navegación en medio de la crisis y sentar las bases para la reconstrucción, ahora estamos listos para hacer la transición hacia una recuperación económica impulsada por la tecnología. A pesar de los desafíos, las proyecciones -en su mayoría- muestran un crecimiento económico en la región.

De acuerdo con información publicada por el Banco Mundial en su reporte ‘’Perspectivas Económicas Mundiales”, se estima que el crecimiento en la región centroamericana alcance 4.8% para finales de este año. Por su parte, datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), detallan una proyección de crecimiento en Panamá de un 5.5%, siendo uno de los países con mayor crecimiento en la región centroamericana. Guatemala y Honduras prevén un alza de 4.5% para cada país, mientras que El Salvador llegará a un 4.2%. Costa Rica y Nicaragua se quedan atrás con el menor crecimiento, de 2.6% y de 0.2% respectivamente.

Los datos parecen indicar que la pandemia ha impulsado a que las empresas se adapten, busquen nuevos caminos, se reinventen, incorporen procesos más eficientes y utilicen la tecnología como aliado para salir adelante de la crisis. Desde las instituciones de mayor relevancia como las educativas, de salud, gobierno, hasta las micro y pequeñas empresas encontraron en las diferentes tecnologías la mejor manera de mantener su funcionamiento y, en muchos casos, crecer.

Desde el impacto de la pandemia la mayoría de las actividades dependen de la conectividad en el hogar. Según una investigación desarrollada por KANTAR, en el 2020 un 11% más de centroamericanos tuvieron acceso a banda ancha, demostrando que la conectividad ha sido un factor determinante en la recuperación de la economía en esta región, lográndose más oportunidades de crecimiento económico apoyadas en un esquema de trabajo virtual.

Las innovaciones más utilizadas por las  empresas durante esta pandemia van desde la adopción de escritorios virtuales y videoconferencias, hasta un procesamiento de datos más avanzado dentro de hospitales y bancos. Mientras tanto, las inversiones en tecnologías basadas en la nube, así como la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático, están permitiendo que industrias enteras se comuniquen con ciudadanos, clientes y usuarios de servicios de una manera más rápida y eficiente, al tiempo que automatizan sus procesos de back-end.

La tecnología ha brindado grandes aportes para el progreso social durante la era de la pandemia, manteniendo a los ciudadanos conectados, impulsando la investigación de vacunas, mejorando la atención médica y manteniendo el acceso a  la educación.

Las tecnologias de la información continuarán avanzando y evolucionando para ayudarnos a reinventar la forma en que vivimos. Las empresas brindarán servicios verdaderamente innovadores, y ofrecerán a los consumidores experiencias que aún no saben que necesitan gracias a las nuevas velocidades 5G, información basada en Inteligencia Artificial y capacidades de computación Edge.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La colaboración seguirá siendo un ingrediente esencial para el progreso sostenible siempre apoyado por la tecnología. Implementar las soluciones más avanzadas en los sectores públicos y privados para impulsar nuestra nueva realidad, es clave para garantizar que todos se beneficien, y que esas ventajas sean significativas. Se necesita todo un ecosistema para generar impulso, ya sea creando vacunas para futuras pandemias, reestructurando una empresa centrada en datos o facilitando el crecimiento de la economía digital. Nada de esto se puede hacer de forma aislada, por lo que la colaboración entre los gobiernos, los expertos en tecnología y las partes interesadas es vital para continuar avanzando en alcanzar elevados niveles de recuperación  y  comenzar el 2022 con un poco más de optimismo.

Una mejor realidad es aquella que es inclusiva, sostenible y construida para todos. La tecnología es el vehículo que nos transporta ahora, de cara al 2022 y más allá. Hay un largo camino por recorrer, pero tenemos la ruta planeada; solo necesitamos asegurarnos de que haya espacio para todos a bordo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

*El autor es líder de Dell Technologies en Latinoamérica

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.