Por Ileana Rojas* y Lilliam Campos**

¿Transformarse o morir? Suena radical, pero en el mundo de los negocios esa es la realidad. Algunos asocian esta transformación solamente con incursionar de manera más agresiva en la era digital, pero en realidad ese es solo un elemento. Transformar tu negocio va mucho más allá.

Según la Real Academia Española, transformar significa: “cambiar de forma a alguien o algo”, por eso; en este caso que hablamos de nuestro negocio, la transformación debe comenzar en quienes toman las decisiones, para luego ir permeando en los diferentes niveles de la organización y lograr así un cambio real, duradero y que dé resultados.

Transformar el negocio implica crear una nueva cultura organizacional, donde todos estén realmente comprometidos con la visión, misión y valores de la empresa. Se trata de poner al cliente en un lugar prioritario, innovar de forma audaz, orientarse a los resultados, trabajar como un solo equipo, operar con calidad e integridad, y crear un ambiente de trabajo inclusivo.

La transformación ayuda a las empresas a subir en su escala de valor y ser más competitivas, sin importar el tamaño de sus operaciones. Los resultados se pueden medir obteniendo mayores utilidades al vender más o reduciendo los costos operativos implementando procesos más eficientes.  

¿Pero cómo realizar de forma exitosa esta transformación? No hay recetas para esto, pero según nuestra experiencia podemos hablar de cinco pasos básicos:

  1. ¿Cuál es el norte de tu negocio? Definir un propósito y visión de negocio es fundamental. ¿Qué es lo que como empresa queremos lograr? ¿Por qué? ¿Cuál es la máxima aspiración? Si no tenemos esta guía es difícil saber hacia dónde vamos.
  • Escuchar la voz de tu cliente. Es primordial entender, en todos los niveles de la organización, lo que nuestro cliente necesita para poder brindar un producto o servicio que realmente cumpla sus expectativas. Ya no se trata de que el cliente compre lo que tenemos, sino de que mi negocio pueda ofrecer lo que se necesita.  La pandemia generó cambios en la conducta de los consumidores, muchos de los cuales llegaron para quedarse. No en vano la consultora McKinsey afirma que para triunfar en la nueva normalidad, es necesario identificar las conductas que definirán la experiencia del cliente y asegurarse de que están en línea con las capacidades y estrategias de nuestra organización.
  • Formar el mejor equipo. El talento humano es el recurso más importante de cualquier empresa y en un proceso de transformación es crítico contar con el personal adecuado, invirtiendo en la formación de nuevas habilidades como uso de tecnología y análisis de datos. Es necesario considerar la atracción de talento nuevo y diverso que pueda aportar ideas frescas.
    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en su documento  Perspectivas Económicas para América Latina 2020 , afirma que las nuevas tecnologías presentan oportunidades y desafíos, pues dos de cada diez puestos de trabajo en América Latina podrían ser automatizados y otros cuatro podrían sufrir cambios sustanciales, lo que hace que desarrollar habilidades digitales en el personal sea crucial.
  • Adoptar nuevas tecnologías. La tecnología juega un papel clave en el proceso de transformación. Debemos informarnos de lo nuevo que está en el mercado y qué es lo que se adapta más a nuestro negocio. Es necesario invertir para agilizar procesos y debemos hacerlo de manera inteligente, priorizando la generación de datos relevantes para mejorar la toma de decisiones y automatización de tareas que permitan reenfocar a nuestro personal en áreas de mayor valor. La pandemia aceleró este proceso para muchas empresas que se vieron obligadas a entrar en la era digital para mantener la interacción con sus clientes, simplificar procesos y adaptarse al teletrabajo. Según las predicciones de IDC para Latinoamérica, se estima que, en 2020, 15 millones de personas realizaron su primera compra en línea y que la penetración del comercio electrónico seguirá crecimiento. Además, para finales de este año, cerca del 75% de las grandes empresas de América Latina cambiarán a una infraestructura de aplicaciones centradas en la nube.  Sin duda aún queda mucho camino por recorrer.
  • Gestionar adecuadamente el cambio. Igualmente crítico es poder guiar a los colaboradores en el proceso de cambio, de forma que entiendan por qué se están haciendo y cómo los beneficia también a ellos.  Nuestro equipo de trabajo debe ser el primero en comprometerse con el cambio y creer en la visión.  Los líderes deben acompañarlos, reforzar el compromiso y la motivación, así como fortalecer la cultura organizacional modelando los valores definidos. Un grupo de colaboradores comprometidos con el proceso de transformación es clave para lograr resultados positivos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Errores en el proceso transformación                       

Hasta aquí hemos hablado de los pasos para tener una transformación de negocio exitosa, sin embargo, cabe mencionar algunos errores que suelen ser comunes en este complejo proceso:

  1. No involucrar a los colaboradores en la estrategia. No explicar la razón por la que la empresa entra en un proceso de cambio genera incertidumbre, impacta la motivación y la productividad, y puede generar pérdida de personal e incluso clientes.
  2. Falta de compromiso de los líderes de la organización. La transformación requiere tener al grupo de liderazgo soportando y fortaleciendo la estructura organizacional, aportando recursos y removiendo barreras que impacten la estrategia.
  3. Creer que todo se resuelve con la digitalización.  Invertir en tecnología sin entender bien la necesidad real del negocio y su capacidad para hacer frente a esta inversión, es otro grave error. Tener lo último en tecnología no garantiza el éxito de una empresa. Es necesario asesorarse para invertir inteligentemente y sacar el mayor provecho a esa inversión.

¿Transformarse o morir? Sí, esa es la realidad de los negocios en mundo cada vez más digital. El mantenerse competitivo y relevante en el mercado es un tema de vida o muerte, porque aquellos que no se adapten a los cambios del entorno estarán sacrificando el crecimiento de su negocio o incluso su continuidad.

*Los autores son Gerente General, Intel Costa Rica* y Contralora Financiera, Intel Costa Rica**