EFE.- El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, analiza este lunes con sus consejeros científicos la evolución de la pandemia para decidir si impone nuevas restricciones en Inglaterra para frenar la expansión de la variante ómicron del coronavirus.

Escocia, Gales e Irlanda del Norte han restringido desde este fin de semana el aforo de grandes eventos y aprobado medidas de distancia social en lugares públicos, mientras que el Gobierno británico central espera a conocer más datos sobre la severidad de la enfermedad que provoca la ómicron para dar más pasos.

El conjunto del Reino Unido registró el viernes 122,000 nuevos contagios, la máxima cifra desde el inicio de la pandemia. En los siete días previos, las hospitalizaciones se incrementaron un 16.5% en el país y un 47% en Londres, donde más rápido se ha extendido la Ómicron.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Johnson ha avanzado que no dudará en imponer nuevas restricciones si son necesarias, si bien una facción de su partido se opone a cualquier medida más dura y ha amenazado con convocar una moción de censura contra su liderazgo si avanza en esa dirección.

En caso de ordenar limitaciones legalmente vinculantes, el primer ministro se ha comprometido a convocar una sesión extraordinaria del Parlamento durante el receso navideño, que dura hasta el 5 de enero.

El líder conservador se enfrentaría en ese caso a un nutrido grupo de sus propios diputados, que este mes ya se revelaron en contra de la introducción del pasaporte covid para discotecas y grandes eventos.

Johnson podría optar, en cambio, por emitir ciertas recomendaciones para que la población limite sus contactos sociales, sin necesidad de que su cumplimento sea obligatorio por ley, con lo que evitaría pasar por la Cámara de los Comunes. 

Gobierno francés estudia nuevas medidas ante la multiplicación de casos covid

El Gobierno francés analiza este lunes de urgencia nuevas opciones contra la explosión de nuevos casos de Covid-19, debido a la alta contagiosidad de la variante Ómicron.

Un Consejo de Ministros extraordinario tiene previsto aprobar el proyecto de ley que hará que la única forma de conseguir el pase sanitario sea con una pauta completa de vacunación, sin la posibilidad de realizarse test de forma habitual.

El calendario legislativo se ha adelantado debido al avance de ómicron, y la Asamblea Nacional comenzará a debatir el texto este mismo miércoles con vistas a una posible aprobación a mediados de enero. El objetivo es convencer por la vía de los hechos a los irreductibles a la vacuna: algo menos del 10 % de la población elegible rechaza inocularse.

Además, un Consejo de Defensa estudiará también hoy posibles nuevas medidas para aprobar de forma inmediata con el objetivo de contener esta nueva quinta oleada de la pandemia.

Las dos reuniones, durante la tarde de hoy, llegan con el país sufriendo nuevos récords diarios de contagios, y la barrera de los 100,000 diarios se superó el sábado (104,611).

El domingo se contabilizaron 27,700 contagios, pero al ser un fin de semana y festivo muchos laboratorios y farmacias estaban cerrados, por lo que se tema una nueva explosión de casos desde hoy.

Los expertos prevén que se habrán alcanzado los 200,000 contagios diarios para mediados de enero.

La tasa de incidencia nacional era de 712 por cada 100,000 habitantes en una semana, también un nuevo récord, pero en la región de París está disparada en 1,346.

Sin embargo, el Ejecutivo no tiene previsto adoptar decisiones drásticas, debido a que la situación hospitalaria no es grave gracias a que ómicron causa en general cuadros leves.

La proximidad de las elecciones presidenciales de abril, para las que quedan menos de cuatro meses, tampoco sería ajena a este plan de no tomar medidas duras por ahora, avanza la emisora pública France Info.

Así, no está previsto que haya un toque de queda para la noche del 31 de diciembre y tampoco retrasar la vuelta a las escuelas tras las vacaciones navideñas, prevista para el 3 de enero, una medida que habían pedido expertos en sanidad y algunas figuras de la oposición política.

Sí podría aprobarse el uso obligatorio de mascarillas en el exterior en el centro de las grandes ciudades.

Y parece haber bastante consenso en la reducción del período de cuarentena de 10 a 7 días para quienes han estado en contacto con un caso positivo pero tienen la vacunación completa, con el objetivo de que la avalancha de bajas médicas tenga el menor impacto posible en el funcionamiento de la economía y los servicios públicos.

El Ejecutivo también tiene que estudiar las últimas recomendaciones de la Alta Autoridad Sanitaria, que incluyen la posibilidad de que la tercera dosis de refuerzo de la vacuna se pueda inocular tres meses después de la anterior (inicialmente fueron seis, ahora son cinco). Estaba previsto que fueran cuatro meses desde el 3 de enero, pero el Ministerio de Salud lo adelantará a hoy.

Otra recomendación de los expertos es inyectar la tercera dosis a los adolescentes de entre 12 y 17 años con problemas de salud que les hacen más vulnerables al virus. 

El primer ministro belga se abre a considerar la vacunación obligatoria

El primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, se abrió este lunes a “considerar” la posibilidad de instaurar en el país la vacunación obligatoria contra Covid-19, aunque también puntualizó que él es “más partidario de convencer que de imponer”.

En una entrevista concedida al periódico belga Le Soir, De Croo advirtió que el auge de contagios que la variante Ómicron provocará “no será la última ola” y, en este sentido, aseguró que el objetivo para atajar la pandemia pasa por “vacunar a todos”.

“Si la vía de la vacunación obligatoria puede contribuir, estoy dispuesto a planteármelo”, aseveró el mandatario, en un país donde el 76% de la población ya está inmunizada con la pauta completa y hasta un 33% también ha recibido la dosis de refuerzo, aunque existen importantes diferencias regionales, con Bruselas (59%) muy lejos de Valonia (72%) o Flandes (81%).

Con todo, De Croo admitió que, aparte de considerar la obligatoriedad de la vacuna, también existen otras medidas sanitarias que deberían ponerse sobre la mesa, a fin de que la ciudadanía “aprenda a vivir con el virus”, afirmó el dirigente.

“Nuestros hospitales deben estar en mejores condiciones para hacer frente a las olas. ¿Son suficientes las 2,000 camas que tenemos de cuidados intensivos? Puede que no”, reconoció.

Además, el primer ministro belga también insistió en la necesidad de reforzar lo que él calificó como “prevención continua”, en especial la ventilación de los espacios cerrados, y prometió mejorar los centros de detección de contagios, a fin de, según dijo, “aliviar a los médicos generales”.

Bélgica registra actualmente una incidencia acumulada de 1,094 puntos y una caída semanal de los contagios del 36%, así como 150 ingresos hospitalarios diarios por covid y 35 fallecimientos, con descensos semanales respectivos del 32 y del 19%. 

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica