El mundo actual se encuentra cada vez más conectado gracias al internet de las cosas o IoT (sus siglas en inglés) que es la red de objetos físicos con software, capaces de conectarse e intercomunicar datos con otros dispositivos a través de Internet, esto ha permitido a las empresas la capacidad de prestar sus servicios en todo el mundo, pero también significa un mayor riesgo a los ciberataques.

Para 2025 se espera que haya casi 75,000 millones de dispositivos digitalmente según datos de Statista, esto significa un mayor número de dispositivos conectados a las redes Wi-fi y compartir este tipo de conexiones con otros aparatos incrementa el riesgo de las empresas de recibir ataques cibernéticos.

Aspectos como la falta de privacidad, cifrado de información deficiente, vulnerabilidades técnicas o una contraseña débil son los principales retos de seguridad informática además según startup especializada en ciberseguridad Camel Secure, compartir conexión WIFI con otros aparatos electrónicos significa un 50% más de riesgo de sufrir alguna vulnerabilidad en sistemas.

Leer también: Potencia tus inversiones: cómo encontrar al próximo unicornio

Fabián Rodríguez, CEO y co-fundador de Camel Secure dijo al respecto “La capacidad de conexión, así como la multifuncionalidad del Internet de las Cosas la convierte en una tecnología adaptable y escalable. Sin embargo, tiene riesgos de seguridad importantes por lo que es fundamental que las empresas, de cualquier tamaño, cuenten con soluciones que les permitan proteger su integridad y responder oportunamente ante cualquier acción maliciosa”.

En una encuesta de PricewaterhouseCoopers México, se pudo ver que el 63% de los líderes de negocio prevén un incremento en el número de amenazas a sus servicios de nube e Internet de las Cosas.

Y es que de acuerdo con el Reporte Ciberseguridad 2020 de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en un año, 8 de cada 10 organizaciones ya habrían recibido algún tipo de ciberataque en uno de sus dispositivos IoT.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La ciberseguridad y protección de datos se han convertido entonces en puntos clave para toda empresa, en especial pequeñas y medianas, a medida que la economía digital parece avanzar cada vez más. Debido a esto es importante contar con especialistas en el área para enfrentar las vulnerabilidades cibernéticas.

El directivo de Camel Secure aseguró en ese aspecto que “Buscamos ser un apoyo fundamental en la gestión de ciberseguridad y de riesgo tecnológico. El impacto que tenemos en nuestros clientes es muy alto, ya que logramos que conozcan el estado en que se encuentra su empresa, que puedan ser proactivos respecto a su riesgo y que tomen decisiones adecuadas antes de que les ocurra algún problema o ataque”.

Este startup que se autodefine como el “Google Analitycs de la ciberseguridad” cuenta además con una plataforma de software de control con soluciones de seguridad avanzada, para gestionar los dispositivos del ecosistema de IoT.

“A través de nuestra tecnología, las empresas pueden encontrar vulnerabilidades en minutos, cuando generalmente tardan días o incluso en enterarse de que están siendo víctimas de un ciberataque” expresó Rodríguez.

Este software además puede concentrar toda la información necesaria para mejorar los procedimientos y la toma de decisiones y es que un ciberataque interno o externo a alguno de los dispositivos podría resultar en graves consecuencias, como falta de confianza con clientes, amenazas a la integridad, a la privacidad de datos, así como pérdidas millonarias.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook