La migración centroamericana aumentó a niveles no vistos hasta ahora, pues según cálculos de la Organización de Naciones Unidas a noviembre del año que termina, en el mundo se cuentan más de 84 millones de personas obligadas a desplazarse, lo que supera el registro de 2020, e incluso el de 2019, años en los que ya se habían superado récords anteriores.

Según datos del Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), los conflictos sociales son una de las principales causas de las migraciones y precisa que en México y Centroamérica, la migración forzada no tiene precedentes en 2021.

“Casi un millón de personas de las región ha huido de sus países a causa de la violencia, las amenazas, la extorsión, el reclutamiento de las pandillas o la prostitución, la falta de oportunidades, los estragos de la pandemia de Covid-19 y el cambio climático”, señala la Acnur.

Naciones Unidas explica en una comunicación reciente que aunque el gobierno de Estados Unidos bajo el mandato de Joe Biden prometió asumir una actitud “compasiva” hacia los migrantes indocumentados y refugiados provenientes del sur, “ha mantenido la restricción de asilo relacionadas con la salud pública, cerrando puertos de entrada, y expulsando a cientos de miles de personas a México y otros países de origen”.

Por lo anterior, Acnur explica que México ahora además de ser país de tránsito hacia Estados Unidos se se ha convertido en una nación destino, que acumuló más de 116,000 solicitudes de asilo en 2021, lo que impone un nuevo récord.

También puede leer Más de 8 millones de trámites atrasados en servicio de inmigración de EEUU

Cambio climático, un nuevo motivo para la migración centroamericana

Aunque por ahora el principal expulsor de migrantes son los conflictos sociales, la Acnur apunta que en los últimos 10 años, las crisis relacionadas con el clima han provocado más del doble de desplazamientos que los conflictos  y la violencia.

Refiere que los cambios en las condiciones metereológias han  obligado el desplazamiento de una media de 21.5 millones de personas al año.

Apenas este 2021,  Centroamérica registró dos fuertes huracanes ETA y IOTA, que significaron perdidas relevantes en el sector agrícola, una de las principales actividades económicas de la región.

La crisis de Venezuela

En lo que toca al colapso socioeconómico en Venezuela que orgina “una de las mayores crisis de desplazamiento en el mundo”,  y que alcula en al menos 6 millones de personas desplazadas, la ACNUR lanzó a principios de diciembre junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), un plan regional por 1,790 millones de dólares par atender las necesidades de los refugiados  y migrantes venezolanos y de las comunidades de acogida  en 17 países de América Latina y el Caribe.

La paradoja

Para el director de la OIM, António Vitorino, el aumento de la migración forzada se unió a un descenso de la movilidad mundial a causa de las restricciones para viajar por la pandemia del Covid-19, lo que  es “una pradoja nunca vista en la historia de la humanidad”.

Y alertó que muchos de los migrantes trasladados por necesidad han sido afectados por las restricciones sanitarias y millones se  encuentran atrapados , lejos de su residencia y en situación de riesgo.

También puede leer La OIM ve compromiso de Estados Unidos sobre la migración centroamericana