Reuters.- El máximo responsable de salud pública de África dijo el jueves que se siente alentado por la forma en que Sudáfrica manejó la última oleada de Covid-19 impulsada por la variante Ómicron, y añadió que los confinamientos severos ya no son la mejor forma de contener el virus.

“Estamos muy animados con lo que hemos visto en Sudáfrica durante este periodo en el que se observan los datos en términos de gravedad”, dijo John Nkengasong, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de África (CDC África), en una conferencia de prensa.

“El periodo en el que usamos los confinamientos severos como herramienta ha terminado. En realidad, deberíamos estudiar cómo utilizar las medidas sociales y de salud pública con más cuidado y de forma equilibrada a medida que aumenta la vacunación”, señaló.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sudáfrica experimentó un fuerte aumento de las infecciones por Covid-19 desde fines de noviembre, más o menos cuando alertó al mundo sobre Ómicron, y las nuevas infecciones alcanzaron un récord histórico a mediados de diciembre.

No obstante, los nuevos casos han bajado desde entonces, y el gobierno no ha recurrido a restricciones estrictas como en anteriores oleadas.

“El número de infecciones aumentó de forma muy pronunciada, pero también disminuyó de forma muy, muy pronunciada (…) Creo que es una lección que todos deberíamos aprender de lo que han hecho los sudafricanos para gestionar esto”, afirmó Nkengasong.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook