La criptomoneda más conocida en el mundo, bitcoin ha registrado en los primeros días del año una serie de caídas que ha llamado la atención del mundo.

Esto ha sorprendido ya que la divisa había registrado un récord de $69,000 dólares apenas en noviembre del año pasado, pero ahora su panorama ha cambiado considerablemente pues ha caído alrededor de un 40% desde esa fecha.

Bitcoin llegó hasta los 39,663.18 dólares, su cifra más baja desde septiembre para después elevarse a los 41,198 dólares. Pero además esto también ha repercutido en otras criptomonedas como Ether (XTH), Binance Coin (BNB), Solana (SOL), Cardano (ADA) y XRP (XRP) según CoinGecko.

Y es que las criptomonedas que se vieron impulsadas por la pandemia, así como su adopción institucional en el año pasado ahora se enfrentan a un panorama incierto. “El bitcoin podría terminar 2022 por debajo de los 20,000 dólares” explicó Jay Hatfield, director ejecutivo de Infrastructure Capital Advisors.

Además, ha esta caída se han sumado factores como el endurecimiento de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed por sus siglas en inglés) debido principalmente a reajustes por la inflación.

Leer también: Wall Street sube impulsado por acciones tecnológicas tras testimonio de Powell

Hatfield dijo que las inversiones “tecnológicas no rentables, las acciones meme y las criptomonedas, se ven afectadas de manera desproporcionada en relación con el resto del mercado, ya que esas inversiones son aproximadamente dos veces más volátiles que el mercado en general, por lo que tienen el doble de prima de riesgo que las acciones promedio”.

También han afectado los conflictos en Kazajistán una de las sedes principales de minería de criptomonedas en el mundo.

Aunque el año pasado por ejemplo bitcoin soportó un periodo de consolidación en el rango de US$30,000 a US$40,000 de mayo a julio y Antoni Trenchev, cofundador de Nexo dijo que “una repetición de la historia no se puede descartar ya que el endurecimiento de la Fed sigue siendo la narrativa popular.”

Con información de Bloomberg y El Economista.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook