Reuters.- La principal firma de operaciones con criptomonedas, Coinbase, anunció este jueves la compra de una plataforma de futuros de criptodivisas, FairX, como parte de su estrategia para ofrecer derivados de criptomonedas a inversores en Estados Unidos.

FairX, que se lanzó el año pasado, es el nombre operativo de LMX Labs. Vende productos de futuros y está regulado por la Comisión de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés).

Coinbase dijo que quiere que las operaciones de criptoderivados regulados sea accesible para clientes minoristas e institucionales.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“El desarrollo de un mercado de derivados transparente es un punto de inflexión crítico para cualquier clase de activo y creemos que desbloqueará una mayor participación en la criptoeconomía tanto para inversores minoristas como institucionales”, dijo en una publicación de blog el miércoles.

El negocio de derivados de criptomonedas ha crecido rápidamente desde que los inversores institucionales en los últimos 18 meses comenzaron a adoptar monedas digitales, presentando grandes oportunidades para las plataformas que ofrecen opciones y futuros.

Los volúmenes de criptoderivados totalizaron 3.3 billones de dólares en noviembre, según la firma de investigación del Reino Unido CryptoCompare, lo que representa casi el 55% del total del criptomercado.

Se espera que el acuerdo se cierre en el primer trimestre, dijo la compañía.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica