En diciembre de 2021, mientras la atención mundial se enfocaba en la aparición de la variante ómicron del coronavirus, el Instituto Alemán de Investigación Económica hizo revivir una antigua idea para combatir la desigualdad económica: una Herencia Universal (en alemán, Grunderbe) proporcionaría 20.000 euros (unos 22.720 dólares) a cada habitante a partir de los 18 años. Esa suma estaría destinada a solventar la educación o capacitación, el pago inicial de una propiedad, o a iniciar un negocio, no a desperdiciarse. El concepto original es del activista Thomas Paine, nacido en EE. UU., quien sugirió una herencia universal en 1797.

La idea es similar a la de la Renta Básica Universal, un esquema de reemplazo de las ayudas sociales que está siendo probado por gobiernos de todo el mundo, y que otorga a las personas un ingreso mínimo mensual libre de condicionamientos.

“Si realmente queremos generar prosperidad para todos en un futuro previsible, entonces tenemos que reducir el alto nivel de desigualdad económica por medio de la redistribución de la riqueza, otorgando a la mitad de la población que carece de activos una herencia básica”, escribió en su propuesta Stefan Bach, experto en política impositiva del Forum New Economy, que investiga el tema.

Basándose en las cerca de 750.000 personas residentes en Alemania que llegan a la adultez todos los años, Bach dice que la herencia universal le costaría al gobierno alemán unos 22.600 millones de euros al año. Esa suma se podría financiar aumentando el impuesto a la herencia, introduciendo un impuesto a los más ricos y reformando los impuestos a la propiedad.Jóneves desempleados en Alemania: una herencia universal sería un estímulo.

Jóneves desempleados en Alemania: una herencia universal sería un estímulo.

Un 10% posee el 67% de la riqueza en Alemania

En Alemania, la riqueza está fuertemente concentrada, en comparación con otros países con una distribución similar del ingreso, según el grupo de investigación. El 10% más rico de la población posee dos tercios del total de las fortunas privadas (unos 12 billones de euros en activos); el 1% más pudiente posee un tercio, mientras que el 0,1% acumula cerca de un quinto.

Al final de la lista, la mitad inferior posee pocos o ningún activo, solo el 1,3% de la riqueza privada total, y se queda prácticamente sin recursos cuando mueren los miembros de la familia, según un estudio del Forum New Economy.

Asimismo, Bach señaló que las simulaciones demostraron que un esquema de herencia universal reduciría el coeficiente de Gini, que mide la desigualdad de riqueza/ingreso, en un 5% y un 7%. Y aumentaría la riqueza de la mitad más pobre entre un 59% y un 94%.

Si el gobierno de coalición del canciller alemán Olaf Scholz realmente quisiera combatir la desigualdad social, subraya Bach, debería “enfocarse en aumentar la riqueza de la clase media apoyando el acceso a la vivienda propia, la provisión de pensiones complementarias y los activos financieros”. “Para el sector de más bajos ingresos, una renta complementaria y activos financieros serían especialmente relevantes”, añade.Otorgar una herencia universal a través de impuestos a los más ricos ayudaría a reducir la desigualdad económica en Alemania, según expertos del Forum New Economy, de Berlín.

Otorgar una herencia universal a través de impuestos a los más ricos ayudaría a reducir la desigualdad económica en Alemania, según expertos del Forum New Economy, de Berlín.

En otros países se está impulsando la adopción de medidas parecidas. En Reino Unido, la Campaña por la Herencia Universal llamó a otorgar “un mínimo decente de capital” a quienes cumplan 25 años, “cualesquiera sean las fortunas, desgracias, generosidad o falta de generosidad de sus padres”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, fue elegido en 2019 y tuvo éxito con el referéndum sobre el “brexit” debido a que prometió reducir la inequidad social entre los habitantes más prósperos del sur de Inglaterra, que incluye Londres, y el resto del país.

A menudo, los más adinerados se resisten a un aumento del impuesto a la riqueza y a la herencia. En Europa y EE. UU., cada vez que la esfera política planea un aumento de ese tipo, los más pudientes amenazan con mudarse a países donde los impuestos son más bajos.

“El impuesto a la herencia, en particular, es impopular entre muchos, aunque muy pocos se ven afectados”, explica Bach. “Si los aumentos de impuestos se usaran para una herencia básica, ciertamente sería más fácil convencer a los más ricos de introducirlos”.

Gran parte de la desigualdad económica en Alemania se explica a través del envejecimiento de la población, ya que la gente de más edad tuvo más tiempo para acumular riqueza que las generaciones más jóvenes. Por el otro lado, se necesita una amplia reforma impositiva concerniente a la herencia y a la propiedad, resalta Bach, ya que los impuestos sobre quienes poseen más dinero comprenden solo un 1,1% de todas las cargas impositivas en Alemania.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW Logo
DW Logo