EFE.- La participación de las mujeres en los procesos de paz sigue siendo mínima y ha empeorado con la pandemia, denunció este martes Naciones Unidas, que pidió medidas para acabar con esta situación.

Entre 1992 y 2019, únicamente un 13 % de los negociadores, un 6 % de los mediadores y un 6 % de los firmantes de acuerdos de paz importantes en el mundo fueron mujeres, según datos de la organización.

“Y eso fue antes de que la pandemia golpease y antes de que una oleada de conflictos cada vez más intensos, transiciones políticas antidemocráticas y desastrosas crisis humanitarias se apoderaran de muchas sociedades, reduciendo aún más los derechos de las mujeres”, señaló la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en un discurso ante el Consejo de Seguridad.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“La situación a la que ahora se enfrentan las defensoras de los derechos humanos y las perspectivas de una participación plena, no simbólica, de las mujeres en la configuración y construcción de la paz son mucho peores”, lamentó Bachelet.

La expresidenta de Chile intervino en la apertura de un debate ministerial en el que el Consejo de Seguridad repasó su agenda de “Mujer, Paz y Seguridad”, con la que desde hace años trata de reforzar la presencia de las mujeres en la prevención y resolución de conflictos.

En sus discursos, numerosos países llamaron la atención sobre el problema de la violencia a la que se enfrentan muchas de aquellas mujeres que buscan participar en este ámbito.

“Cuando las mujeres participan, la paz es más duradera. Sin embargo, demasiado a menudo ser parte supone convertirse en objetivo. Cuando las mujeres alzamos la voz, arriesgamos más que los hombres y las pacificadoras y defensoras de los derechos humanos arriesgan más que nadie”, destacó la ministra de Exteriores de Noruega, Anniken Huitfeldt, que presidió el debate.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En ese sentido, Bachelet instó a la comunidad internacional a responder a los intentos de atacar, silenciar y criminalizar los derechos de la mujer a participar en la toma de decisiones y expresar opiniones.

Entre otros casos concretos, destacó el de Afganistán, donde el régimen talibán excluye a las mujeres, algo que para Bachelet reduce las perspectivas de una paz duradera y las posibilidades de recuperación del país.

En Colombia, donde el acuerdo de paz de 2016 es visto por la ONU como un ejemplo en términos de participación de la mujer, la alta comisionada apremió a los firmantes a reforzar la implementación de medidas de género en varios ámbitos, incluido el de la seguridad. 

LEER: República Dominicana fija Madrid como “puerta en Europa” para el comercio